Grupo Reforma 
Agencia Reforma

Culiacán, México.- A Culiacán llegaron otros 187 elementos militares, esta vez de la fuerza de paracaidistas de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Estos son parte del operativo emergente que se inició luego de los disturbios que paralizaron la ciudad el 17 de octubre para evitar la captura de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

“Esta estrategia de protección ciudadana en Culiacán es derivada del plan de paz y seguridad del Gobierno federal”, dijo Carlos Ramón Carrillo del Villar, comandante de la Tercera Región Militar.

“Tenemos un documento, un plan y esta estrategia tiene como objetivo crear las condiciones de seguridad y paz para la población y que esta sociedad desarrolle sus actividades cotidianas de manera normal”.

Con estos militares, ya suman 417 elementos militares que llegan a Culiacán para integrarse a labores de seguridad preventiva y de protección.

La estrategia del Gobierno federal es asignarlos en lugares específicos, como las entradas y salidas de la Ciudad de Culiacán, instalación de retenes y revisión de personas y vehículos que les causen sospechas, según se estableció en la Tercera Región Militar.

Los militares trabajarán en conjunto con 270 elementos de la Policía Estatal y Policía Municipal de Culiacán, debido a que este operativo deberá ser conjunto.

Con la llegada de estos elementos ya suman 6 mil soldados, de los cuales 3 mil 717 han llegado desde el 3 de enero de 2007 a la fecha, a solicitud y convenios de colaboración para la seguridad firmados entre Defensa Nacional y el Gobierno de Sinaloa.

La primera tanda fue de 900 elementos, quienes llegaron el 3 de enero del 2017. Dos meses después llegaron otros mil 300 soldados. En 2018 se sumaron 800 efectivos y después otros 300.

Ahora llegan estos 417, los cuales tendrán actividades de vigilancia específica en Culiacán.