Llega Van Damme espectacular a los 60

Mauricio Ángel
Agencia Reforma

CDMX.- Con su agilidad para lanzar patadas y saltar, Jean-Claude Van Damme podía defenderse de criminales con botellas rotas, mesas y hasta hacerle frente a dos hombres con el doble de músculos.
Además tenía un arma secreta: su “split” para esquivar golpes y sorprender tanto a enemigos como al público en la gran pantalla, la cual conquistó en los años 80 y 90 como un indiscutible ídolo de acción.
Apodado “Los Músculos de Bruselas”, el actor belga logró posicionarse como una estrella del celuloide gracias a secuencias de acción difíciles de imitar en filmes como Kickboxer y Contacto Sangriento.
“Nadie tenía piernas como las mías, en términos de patadas y velocidad. Cuando eres bueno puedes poner la cámara en el suelo y filmar todas las escenas y seguir adelante”, explicó el actor a Vanity Fair en 2017.
Su físico comenzó a trabajarlo desde su juventud y no descuidó la flexibilidad, aunque el actor atribuye a sus genes su gran condición física, que le permitió montar un gimnasio propio con el que triunfó a sus 20 años.
Fue la inocencia del belga lo que lo llevó a la Hollywood, pues en una convención en su país conoció a Kirk Douglas, su ídolo por Espartaco, quien le dio su tarjeta. Con un puñado de ahorros en el banco, se animó a ir a Estados Unidos a tocar puertas.
De esta época, Van Damme recuerda que pidió tarjetas a todo mundo y sus primeros papeles ni siquiera tenían nombre, trabajando como extra en una escena de baile en Breakin’ y un soldado en Missing in Action.
Todo cambió cuando llegó Contacto Sangriento (1988), que le permitió mostrar sus extraordinarias capacidades físicas, mismas que lo llevaron al estrellato en el género de acción con maniobras fantásticas.
Su patada de helicóptero y sus splits fueron su sello característico y el mayor atractivo en sus películas.

RENACIMIENTO
La intención del belga no es convertirse sólo en una postal del pasado, y es por ello que ha buscado reinventarse y hasta autoparodiarse en dos proyectos: JCVD (2008) y la serie Jean-Claude Van Johnson (2017).
En su serie, lanzada por Amazon, da vida a una versión alterada de sí mismo, la de un actor popular del cine de acción, fachada que le ha servido para desarrollar misiones como espía encubierto.
Su actividad mediática más reciente fue, precisamente, por Jean-Claude Van Johnson, que mostró que su carrera está lejos de ser noqueada.

SU SECRETO
Puede tener 60 años (que cumple este 18 de octubre), pero el belga mantiene uno de los cuerpos más envidiables del espectáculo, y todo gracias a que no abandonó los entrenamientos rigurosos ni la disciplina.
“En la mañana hago bicicleta y 40 minutos de pesas, kickboxing y estiramientos. Cuando hago pecho, también hago bíceps y antebrazos. Al día siguiente tríceps, espalda y pantorrillas, y luego mis piernas y abdominales”, detalló en una entrevista para Men’s Health.
“Para mí es un día de descanso y uno de entrenamiento. Además, hago cardio tres veces por semana”.

ÚLTIMO RECURSO
Tras probar suerte con Amazon y su serie fársica de 2017, Van Damme vuelve a dar otro paso en el streaming al firmar contrato exclusivo con Netflix, con quien hará la película de comedia The Last Mercenary.
En esta ocasión JCVD se meterá en la piel de un veterano y oscuro ex agente secreto que debe volver a Francia después de que su hijo, con quien no se lleva muy bien, es acusado falsamente de tráfico de armas.