Karla Omaña
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre febrero y marzo, Petróleos Mexicanos (Pemex) elevó en 21.7 por ciento la producción de gasolinas, sin embargo, enfrenta un declive muy importante en la demanda causada por el confinamiento y el peligro de una recesión profunda.
Además, este repunte en la producción pone en problemas la limitada capacidad de almacenamiento de la petrolera.
Pemex pasó de refinar un promedio de 163.8 miles de barriles diarios de gasolina en febrero a 199.5 miles de barriles diarios en marzo pasado, de acuerdo con los datos recientes de la Secretaría de Energía (Sener).
En el caso del diesel, el aumento fue de 54.2 por ciento al pasar de 80 mil barriles diarios en febrero a 123.4 miles de barriles diarios en marzo.
Este incremento se da en medio de una fuerte caída de la demanda de combustibles en el País, a raíz de la pandemia del Covid-19.
A partir de la tercera semana de marzo, la demanda de gasolinas comenzó a ir en picada y para la segunda semana de abril, la demanda se ubicó en 538 mil barriles diarios, una caída del 32.1 por ciento respecto al año pasado, según la Sener.
A raíz de las medidas de confinamiento implementadas por el Gobierno para mitigar la expansión del coronavirus, se ha reducido considerablemente el uso de automóvil y transporte en el País.
Pese a este panorama, el plan del Gobierno es aumentar la producción de refinados para no ‘malbaratar’ el crudo mexicano en el mercado internacional.
“Ya tenemos un plan para procesar más petróleo crudo en el País, refinar más petróleo crudo, de modo que no dependamos de la venta de petróleo crudo al extranjero ni tampoco de la compra de gasolinas en el extranjero.
“Rehabilitando las refinerías y con la de Dos Bocas vamos a estar en condiciones de poder procesar dos millones de barriles en el mejor tiempo; es decir, cuando tengamos terminada la refinería de Dos Bocas y otras opciones, pero mínimo un millón 700 barriles”, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina, del pasado 7 de mayo.
Pemex además enfrenta el reto de no tener dónde almacenar sus combustibles, pues sus terminales se han visto rebasadas, por lo que han recurrido a buques marinos como medios de almacenamiento.
Los últimos datos disponibles de Sener indican que los inventarios de gasolina y diesel se ubicaron en 9.3 millones de barriles durante la última semana de marzo, desde los 8.3 millones de barriles del año pasado.
Pemex cuenta 77 terminales con una capacidad para casi 12 millones de barriles de petrolíferos, según la dependencia.