CDMX.- Hace 10 años, encumbrado en la televisión mexicana por sus éxitos cómicos, Eugenio Derbez rodaba la última temporada de La Familia P. Luche, favorita de los ejecutivos de Televisa por el rating que generaba… pero él no estaba feliz y se sentía estancado.
El cómico mira aquellos episodios y cree ver en Ludovico P. Luche, su personaje, una versión de sí mucho más avejentada que la que hoy le muestra el espejo, a sus 60 años, que cumple hoy afincado familiar y profesionalmente en Hollywood, donde ha podido reinventarse.
“La edad es algo muy extraño. Mis hijos me dicen: ‘Papá, te sentimos más animado cada vez, ¿qué haces? Eres como Benjamin Button’. Yo siento que el trabajo y hacer lo que te gusta es lo que te da vitalidad.
“Tiene mucho que ver con el estado de ánimo, estar contento con la vida que llevas. El alma se te llena cuando haces lo que te gusta. Siento que estoy realizado, porque estoy haciendo las cosas que me gustan. A pesar de que es muy difícil, me mantiene joven”, platica Derbez en exclusiva.
Su nuevo panorama lo debe a No Se Aceptan Devoluciones. La película mexicana de 2013, le permitió salir de su zona de confort al alejarse de lo que había construido a lo largo de muchos años.
Derbez ha presentado premiaciones de la Academia de cine de Estados Unidos y triunfado ante el público anglosajón con producciones como Hombre al Agua, Dora y la Ciudad Perdida, mientras que en plataformas, brilla con De Viaje con los Derbez, la serie más vista de Amazon Prime Video México.
No se siente de 60 años, pero el comediante vislumbra celebrar su cumpleaños junto con su esposa Alessandra Rosaldo, un momento digno de filmarse. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)