Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Loretta Ortiz se ganó la confianza de Andrés Manuel López Obrador tras participar en su defensa en el proceso de desafuero ocurrido en 2005.
La abogada egresada de la Libre de Derecho ha sido bien vista en el entorno cercano a López Obrador. Luego, fue premiada por Morena con una curul en la Cámara de Diputados.
Hasta antes de que el Senado la eligiera como Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ortiz ya era conocida en la Cámara alta: dos veces compareció para buscar un lugar en el máximo tribunal, postulada por el Presidente, aunque sin concitar el respaldo de los legisladores.
Con López Obrador como Presidente electo, fue coordinadora del Consejo Asesor para Garantizar La Paz, un órgano que fue concebido para acercar al Gobierno con las víctimas de la violencia.
Ortiz siempre ha abogado por el respeto y la vigencia de los derechos humanos; de hecho, tiene un doctorado en Derechos Humanos y Derecho Comunitario Europeo por la Universidad a Distancia de España.
Incluso, ha publicado los siguientes títulos: Los migrantes: los derechos humanos de los refugiados, asilados, desplazados y trabajadores irregulares; El derecho de acceso a la justicia de de los inmigrantes en situación irregular; Los derechos humanos de los indocumentados, entre otros.
Ser esposa del titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, José Agustín Ortiz Pinchetti, es otro aspecto que le ha sido cuestionado, dada la cercanía que el ex consejero electoral tiene con el Presidente.
«Tengo algo a mi favor que no tienen los demás Ministros: soy académica, no tengo un despacho, no tengo ningún interés creado; es decir, vengo de una carrera de académica, hasta que llegue ahora al Consejo de la Judicatura y ahora a la Corte.
«No tengo asuntos pendientes por resolver ni que ceder a despacho alguno. Voy a desempeñar mi cargo como Ministra de la Suprema Corte con plena independencia y autonomía», prometió minutos después de haber sido electa por el Senado.