Jesús Guerrero 
Agencia Reforma

Chilpancingo, México.- Para la presentación del plan para Guerrero, el Gobierno federal echó la casa por la ventana.

El gabinete en pleno se trasladó a la entidad, desde los titulares de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, hasta las del Trabajo y Cultura, pasando por las de Energía y Economía.

Todos ellos, incluyendo a integrantes del gabinete ampliado y funcionarios estatales y municipales, encabezados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador y moderados por el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en apoyo de la Gobernadora Evelyn Salgado.

Sólo la presentación de los que ocupaban la mesa llevó al maestro de ceremonias alrededor de ocho minutos.

Después cada uno tuvo algo que decir respecto de las acciones de sus dependencias a favor de Guerrero, lo que duró en total más de dos horas y media.

«Estoy muy contenta, muy feliz… Gracias por visitarnos», señaló la Mandataria ante la numerosa asistencia.

El Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, anunció un despliegue de más de 10 mil efectivos del Ejército y la Guardia Nacional para pacificar la entidad, algo que no se vio con el ex Mandatario priista Héctor Astudillo, quien enfrentó la crisis de violencia.

«Y tenemos además un efectivo de 15 mil 885 hombres, que son los territoriales que están colindantes con el Estado de Guerrero para que dentro de las operaciones que podamos realizar, esos elementos sean de refuerzo», agregó.

En el estado se proyectan además 24 cuarteles de la Guardia Nacional antes de 2024.

Sandoval dijo que si bien hay una tendencia a la baja de homicidios dolosos relacionados con el crimen organizado, la violencia prevalece en Acapulco, donde, dijo, su combate será reforzado.

«Antes del 13 de agosto, cuando aún no teníamos este refuerzo, teníamos el registro de 57 homicidios en Iguala, después cuando se viene la operación de refuerzo de 455 elementos a 505, el homicidio bajó en un 46 por ciento», dijo.

En el caso de Chilpancingo, agregó, se registraron 12 homicidios en promedio mensual con 480 elementos operativos trabajando. Con el refuerzo a 540 elementos el promedio de asesinatos bajó a 8.

Pero en Acapulco la baja de homicidios fue marginal, de apenas el 6 por ciento. Ahí los elementos pasaron de 160 a 480 y de 69 homicidios sólo se bajó a 65.

«Entonces la estrategia de esta operación se va a reforzar en este municipio», adelantó el Secretario.

No obstante, advirtió que el estado tiene una alta incidencia de siembra y cultivo de plantíos ilícitos, principalmente amapola y mariguana. En la entidad al menos seis células delictivas operan en el trasiego de cocaína desde la bahía y la producción de goma de opio, precursor de la heroína.

El plan de seguridad incluye la sugerencia, desde la mesa de coordinación federal, de que las secretarías de Seguridad del estado y de Acapulco fueran encabezadas por dos marinos que tendrán el apoyo de 330 y 230 elementos de la Armada.

El Capitán Evelio Méndez Gómez, presentado ayer, se hará cargo de la seguridad estatal.

Promesas

Cada funcionario se comprometió a aplicar los programas y recursos para el estado. Salgado no paraba de sonreír.

En cada exposición se abrió la cartera para echar toda la carne al asador en proyectos turísticos, de salud, culturales, económicos y hasta agrícolas. También de proyectar a Guerrero al turismo internacional con el apoyo de la ONU.

Los integrantes del gabinete y demás funcionarios arribaron a la Ciudad Judicial de Chilpancingo para detallar sus planes a la nueva Gobernadora, que no dejó de agradecer el cobijo, y quien en respuesta, dijo que en una semana de gobierno no ha faltado a ninguna mesa de seguridad estatal.

También expuso a los funcionarios su plan para la entidad, haciendo un símil del federal.

«No se trata de tener aquí una cartita de Santa Clos, aquí vamos a acabar con la corrupción y la impunidad», señaló.

Emocionada, y a tono con los nuevos gobernadores morenistas, añadió que su política de austeridad va a incluir la venta de la Casa Acapulco y la de la representación de Guerrero en Polanco. También la venta de las camionetas blindadas para funcionarios y el fin de las comidas de burócratas a cargo del erario.

Ya encarrerada prometió que no habrá en su gobierno aviadores ni asesores.

«Vamos a hacer un plan de austeridad, tenemos que ser austeros hacia adentro, amarrarnos el cinturón para poder ser generosa y solidaria hacia fuera con el pueblo, y así debe de ser, no puede haber gobierno rico y pueblo pobre, necesitamos estar a la altura de la eficiencia del pueblo de Guerrero.

«Entonces de esa manera como vamos a trabajar. Me sumo a la estrategia nacional. Más allá de la cartita de Santa Clos les digo que vamos a tener cero corrupción, cero derroches. El Gobierno, como el agua que corre por un zurco, clarito. No más moches, no más diezmos en obras y servicios. Que participe el pueblo», agregó la Mandataria estatal, hija del senador Félix Salgado Macedonio.

Planteó que su gobierno será uno sin vallas para estar cercano a la gente, aunque ayer la Ciudad Judicial fue cercada con vallas para evitar el paso de protestas.

López Obrador se regocijó con el mensaje de Salgado y los proyectos anunciados por su gabinete, pero añadió que el caso de los 43 jóvenes de Ayotzinapa desaparecidos sigue siendo una herida abierta para el Estado mexicano.

Reiteró que el caso seguirá bajo investigación y volvió a solicitar el apoyo de quienes saben qué sucedió con los jóvenes. Les prometió seguridad y una recompensa.

También ofreció un plan carretero para La Montaña e impulsar el programa Sembrando Vida para reducir la siembra de amapola y mariguana por árboles frutales y maderables.

Tras la firma del Plan de Apoyo a Guerrero los funcionarios pasaron por pozole y adobo a un restaurante típico, entre apuros por el regreso a la Ciudad de México por carretera y con lluvia.