Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con un crecimiento de 29 por ciento interanual, los adeudos fiscales de los contribuyentes con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) llegaron por primera vez en la historia a un billón de pesos.

Al primer trimestre de 2020, los llamados créditos fiscales ascendían a 813 mil 570 millones de pesos, pero a marzo de este año estos adeudos llegaron a 1.04 billones de pesos, un aumento de 235 mil millones, el más alto registrado.

Fiscalistas apuntan a una fiscalización más agresiva del SAT luego de que este año publicara su Plan Maestro, así como a la negativa de acceder a condonaciones de multas.

“La autoridad con base en su Plan Maestro, intensificó en gran medida sus facultades de comprobación y eso está generando mayores posibilidades de que determine créditos fiscales a cargo de los contribuyentes”, explicó Ricardo Martín González, socio de Martín, Isla & Pickering.

El llamado Plan Maestro 2021 del SAT consta de 5 ejes como programar auditorías profundas a los contribuyentes con saldos a favor, priorizar auditorías en sectores con cobros exitosos, fortalecimiento de las autocorrecciones fiscales y revisión de las garantías de las empresas para fincar créditos factibles de cobro.

De igual forma la condonación de multas, que siguen permitidas en el Código Fiscal de la Federación (CFF), no así la condonación del principal de los créditos, se han reducido.

A esto se le suma la mayor vigilancia y precisión en las revisiones del SAT, explicó Juan Pacheco del Río, socio director de la firma De la Paz Costemalle-DFK.

“Hay un algoritmo en la computadora del SAT y si tal contribuyente tiene tales características como variación en los ingresos, pagos muy elevados u otras irregularidades se pide que se aclaren las operaciones.

“Te apuntan con una mira telescópica. Entonces es problema del contribuyente aclarar que no hizo nada malo y si no lo logra, se le finca un crédito fiscal”, comentó.

En otras palabras, cuando el SAT inicia una investigación, es muy complicado que el contribuyente salga sin un crédito o adeudo fiscal porque su situación ya está muy estudiada.

Ante un crédito fiscal, los contribuyentes pueden optar a un recurso de revocación ante el área jurídica del SAT o un juicio de nulidad ante el Tribual Federal de Justicia Administrativa (TFJA).

Se prevé que los contribuyentes prefieran los recursos de revocación porque que tienen la ventaja de que no se requiere garantizar el crédito fiscal con una fianza. Esto incrementará la carga laboral del SAT, estimó Martín González.

Al primer trimestre de 2021, los créditos o adeudos no controvertidos, es decir los aceptados por el contribuyente al no haberse impugnado llegaron a 435 mil 662 millones de pesos, con lo que registraron un avance real de 36 por ciento.

Por el contrario, los créditos controvertidos o impugnados por los contribuyentes, llegaron a 613 mil 226 millones de pesos, registrando un crecimiento real de 25 por ciento frente marzo de 2020.