SAMSUNG

Los nuevos tiempos y el vivir en medio de la pandemia por la COVID-19 han dejado de manifiesto que la celebración a Nuestra Señora de Guadalupe debe ser más que danza o pólvora o llenar los templos de gente, antes bien, “el amor a María debe trascender, tenemos que empezar una nueva vida, tenemos que abrir puertas y juntar esta fiesta con la Navidad, y pedir que la Virgen de Guadalupe y el Niño Dios vengan a salvarnos”.
Así lo expresó el presbítero del Templo de Guadalupe en Aguascalientes, Carlos Alberto García Zavala, “Padre Gandhi”, al oficiar una de las misas que en esta ocasión, fue transmitida vía redes sociales y televisión, luciendo el Santuario sí, con numerosas flores blancas pero vacío de fieles, quienes desde sus hogares acompañaron el festejo.
El pastor expresó que si bien, ayer, Día de la Virgen de Guadalupe, como nunca antes, el Santuario lució vacío, fue porque “es más importante la vida de los creyentes, que ver repleto de fieles”, pero también dejar ver que así como el templo se vio solo, en esta tierra hay muchas personas igual, solas y sin el auxilio de quienes pueden apoyarles, por lo que este tiempo es el propicio para se brinde ayuda a los que sufren.
MISA POR LA SALUD DEL OBISPO. Por su parte, el vicario de la Diócesis de Aguascalientes, Javier Cruz Muñoz, encabezó la misa en el templo de la comunidad de Maravillas, municipio de Jesús María, en donde pidió por la salud del Obispo José María de la Torre Martín, quien hasta ayer permanecía hospitalizado en condición de muy grave; “queremos poner bajo tu mirada amorosa a todos los enfermos, las familias y particularmente a nuestro pastor y obispo, don José María de la Torre, tocado por el mismo sufrimiento”.
Esta misa también fue a través de redes sociales, en la que Cruz Muñoz externó que se vive un momento de incertidumbre en el mundo debido a la pandemia y emitió una oración que reza el sentir de los fieles: “al igual que el resto del mundo, atravesamos por el sufrimiento que nos impide llevar una vida ordinaria. Tú sabes que, aunque es nada lo que nos aflige, es suficiente para entristecernos, porque somos débiles. Sabemos que estás de nuestro lado”.