Llamadas procedentes de números privados no identificables, interlocutores que se autodenominan como “comandantes”, demasiadas explicaciones y solicitud de no interrumpir la llamada, son signos de una extorsión engañosa que hay que suspender colgando el auricular y denunciar formalmente, recomienda la Policía Federal.

La institución ha reforzado sus acciones preventivas contra este delito que durante los últimos años, y más a partir del uso de dispositivos móviles, ha proliferado en todo el país y que este año ha generado casi 4 mil 500 denuncias ante la autoridad federal.

De ellas, Aguascalientes ha producido más de un centenar entre los meses de enero y septiembre, registrando en enero 16 casos, 9 en febrero, 7 en marzo y 18 en abril, así como 12 en mayo, 8 en junio, 12 en julio, 11 en agosto y 9 en septiembre.

A través de un manual que circula en el país y en redes sociales, la Policía Federal guía a la población para que sepa cómo detectar este tipo de acciones que, se presume, se perpetran en su mayoría desde instalaciones penitenciarias en diferentes entidades del país.

El documento advierte que los intentos de extorsión vía telefónica generalmente proceden de un numero privado que no aparece en el registro del identificador; quien llama se autonombre como “comandante x”, “ingenieros y” o algún alias similar.

Además, suele tener demasiado diálogo y detalla de dónde viene, cuándo llegó, la zona en la que está, su función en la supuesta organización criminal, el uso del dinero y aspectos relacionados; usa la amenaza de muerte contra quien atienda la llamada y exige no colgar.

La llamada se recibe en un teléfono fijo y luego el delincuente exige un celular para no interrumpir la comunicación y dar movilidad a la víctima, sin embargo pide dejar el fijo descolgado, lo que causará alerta a los familiares.

El extorsionador simula que tiene a una víctima con él y hace uso de la herramienta de comunicación tripartita o conferencia que puede detectarse con facilidad, pues la supuesta víctima se escucha en un tono más bajo; también, es común que utilicen grabaciones con sonidos ambientales.

Otro indicio es que exige un pago inicial alto y luego aceptará los recursos que la víctima tenga a la mano.

En casos de esta naturaleza mantener la calma, interrumpir la llamada, verificar si la situación planteada es real o no, no ceder, hacer contacto con la supuesta víctima y denunciar al 088, es la recomendación a quienes sufran de este tipo de intentos delictivos, señala la Policía Federal.