Fernanda Carapia 
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- No reprimir las emociones y abrir canales de diálogo es prioritario para atender la salud mental de los niños y adolescentes ante el confinamiento social por la emergencia sanitaria por Covid-19.

Especialistas de diversas instituciones resaltaron, a través de una webinar organizada por la UdeG, la necesidad de entender que el contexto social en el que se vive es de incertidumbre e incluso miedo, por lo que hay que cuidar las emociones no sólo de los menores, sino de los adultos.

“Las emociones son brújulas que tenemos todos los seres humanos que se van moldeando, y los cuidadores somos importantes para darles a conocer las emociones a niñas y niños”, expresó Marcela Aguilar, especialista en psicología infantil.

Los adultos, agregó, deben estar al pendiente de los niños, procurar un acercamiento con ellos y crear empatía a fin de que el menor se sienta cómodo para expresarse.

Por ello, dijo, es necesario tener en cuenta el reconocer y validar las conductas de los menores, generar espacios de expresión emocional, hablar con naturalidad de la pandemia, esto ayudará a tranquilizar a los niños.

También, es necesario mantener las rutas en el hogar y buscar la manera de disfrutar el tiempo en casa.

Aguilar apuntó que los estresores en los adultos han impactado de manera negativa en los menores, pues muchas veces derivan en situaciones de violencia.

En los adolescentes, la pandemia potencializa los conflictos emocionales llevando a los menores a una montaña rusa sentimental.

“Los chicos a esa edad pueden experimentar muchas emociones en un solo día: frustración, cansancio, miedo; a los adultos nos toca verles aislados, que comen mal, desmotivados. Vemos que los adultos no saben conectar con sus emociones”, declaró. Ana Cecilia Morquecho, investigadora de la UdeG.

Por eso, es necesario abordarlos de una manera diferente como por ejemplo no imponerles una conversación si no están dispuestos o preparados, no pedirles largas explicaciones, si no tiene la costumbre de hablar cara a cara, puede escribir notas y usar frases motivadoras.

“Poner atención en los aspectos positivos del hogar. Nos centramos en lo que no se ha hecho bien, y no ponemos atención en los aspectos que sí”, subrayó Morquecho.

La investigadora del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y psicoterapeuta especializada en adolescencia y atención de adicciones, Esmeralda García Aceves, habló del consumo de drogas y adicciones en las y los jóvenes.

Enfatizó que para hacer frente a estas situaciones, los padres deben de evitar a toda costa el conflicto.

“Sobre el hecho de que se encuentren drogas o se enteran que las consume, se debe asistir a instituciones para hacer un abordaje adecuado.

“Hay que tratar de analizar el porqué del consumo de una droga, más allá de satanizarla”, dijo la académica del ITESO.

¡Participa con tu opinión!