Claudia Salazar 
Agencia Reforma

CDMX.- Consejeros electorales de diferentes entidades alertaron que sería un retroceso para el País avalar la desaparición de los institutos electorales de los estados con el fin de generar ahorros presupuestales, como propone la iniciativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el foro paralelo que organizan las bancadas del PAN, PRI y PRD sobre la reforma electoral, los consejeros invitados se pronunciaron por fortalecer atribuciones institucionales, generar un blindaje presupuestal y reconocer las aportaciones de los órganos locales al sistema electoral del País, en lugar de buscar su desaparición.

Alertaron que ya existen acciones que buscan debilitar a los órganos electorales de los estados, con castigo presupuestal y reformas legales que debilitan estructuras internas.

La iniciativa de reforma constitucional del Presidente Andrés Manuel López Obrador plantea la «extinción» de los llamados Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES),y que sus recursos financieros y materiales se transfieran al Instituto Nacional de Elecciones y Consultas, el cual sería el sustituto del actual INE.

El presidente del Instituto Electoral de Chiapas, Oswaldo Chacón, expuso que organizar elecciones tiene un costo presupuestal y es una responsabilidad de los órganos del Estado generar la suficiencia de recursos para que puedan realizarse.

«Llevar a cabo las tareas de organización de elecciones implica presupuesto e infraestructura, y ahorita los OPLES estamos enfrentando la situación de cómo podemos garantizar presupuestos, en la mayoría de los estados tenemos que conseguir los recursos para llevar a cabo tareas», señaló durante el foro.

Dijo que en 15 entidades, los OPLES han tenido que llegar a instancias judiciales porque no tienen suficiente presupuesto para ejercer sus funciones.

Opinó que esta situación se debe a que los gobiernos locales «no están contentos» con los institutos locales, en la medida en que éstos han logrado independencia y autonomía, por lo que los castigan con el presupuesto.

Sugirió que desde el Presupuesto de Egresos de la Federación pudiera haber un presupuesto etiquetado para la organización de elecciones en el País, a fin de resolver la politización que se ha presentado.

La Consejera de la Ciudad de México, Carolina del Ángel Cruz, señaló que cada vez es mayor el desafío de los OPLES de hacer más con menos presupuesto.

«Ha quedado patente que no se pueden hacer elecciones con dos pesos, un sistema electoral basado en la desconfianza siempre cuesta y lo menos relevante es lo económico. Lo que cuesta económicamente se va fortalecimiento en certezas del resultado», mencionó.

La consejera de Chihuahua, Georgina Ávila, indicó que los órganos estatales ofrecen cercanía y rapidez para atender problemas, lo que no podría hacer un órgano nacional.

«Desaparecer a los OPLES sería un grave retroceso, desaparecerlos para generar ahorros generaría un cuello de botella porque se tendría que generar una estructura que no existe a nivel nacional y eso va a generar un nuevo gasto y el desplazamiento de la experiencia que ya existe», planteó en el foro.

El consejero de la Ciudad de México, Mauricio Huesca, relató cómo el «partido oficialista» aprobó recortes presupuestarios y reformas para eliminar cinco áreas del Instituto capitalino, con el argumento de generar ahorros.

Consideró que el Instituto Electoral de la Ciudad de México es visto como un «piloto» para mermar más adelante otros órganos estatales.

«Sí nos comentaron en algunas conversaciones que, pues ese era el propósito: tratar de generar estos espacios, de ver qué pasaba en su ejercicio ‘piloto’ en la Ciudad de México, para ir mermando de esta forma las entidades federativas», relató sobre los recortes al Instituto, el cual, dijo, pasa por una situación delicada.

Roberto Herrera, presidente del OPLE de Durango, señaló que hace 10 años se concibió la ruta de crear un sistema nacional electoral y ante la propuesta de desaparecer a los institutos locales, se tendría que valorar cuáles son sus resultados.

Expuso que de 2015 a la fecha se han renovado casi el 100 por ciento de los cargos de elección popular, y antes de esa fecha la cifra era del 45 por ciento.