Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La escuela en casa, es decir, televisada, es una gran medida para evitar los contagios por Covid-19, sin embargo, juega en contra de la salud mental de las familias, advirtió Emmanuel Sarmiento, titular del Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro.
Aseguró que para un gran porcentaje de familias mexicanas, la escuela en casa está generando “muchísimo estrés”.
“(El estrés) Ahora se va a incrementar más porque los padres están jugando un papel fundamental en el regreso a clases, pues aunque si bien no son ellos quienes tienen que dar las clases, tienen que estar apoyando y revisando que (sus hijos) hagan las actividades. En ese punto no es tan favorable para la salud mental de la familia”, señal
El especialista abundó en el hecho de la escuela televisada involucra muchas problemáticas.
“Hay familia con muchos niños, y el compartir la televisión, la computadora, la tableta, empieza a agregar estrés”.
Indicó que además muchos papás están pidiendo vacaciones para hacerse cargo, pero tienen pocos días, lo que genera mucho estrés.
Advirtió que el incremento del estrés hace que emociones que son normales, como enojo, tristeza miedo y ansiedad, dejen de serlo.
“Entonces las emociones se empiezan a hacer demasiado intensas; demasiado prolongadas y empiezan a generar una disfunción importante en las personas”
El experto afirmó que ha habido acercamiento con la Secretaría de Educación Pública para abordar esta problemática.
“Hablamos de hecho en estos acercamientos y fueron tanto por el estrés para los maestros, papás y niños.
“El hecho de que estén encerrados desde hace meses va haciendo que su tolerancia a la frustración vaya disminuyendo”.
Los niños y adolescentes lidian con un nuevo ciclo escolar con “desnutrición” emocional ante la pandemia y todo lo que ha generado, advierte Claudia Sotelo, directora de Centro de Especialización de Estudios Psicológicos de la Infancia.
Ante el confinamiento a la tecnología, a los menores se les dificulta cada vez más regular sus emociones, además, en este contexto general conviven con papás estresados que pueden ejercer violencia y el resultado es que padecen ansiedad y depresión y los problemas emocionales aumenten.
Señala que en el centro que dirige, la consulta psicológica se ha incrementado hasta 30 por ciento.
“Están muy enojados o tristes. Se les dificulta verbalizar lo que sienten. Tienen miedo de salir. Tengo un paciente que inició el cuarto año de primaria y me ha dicho que la escuela en línea es la cosa mas horrible que le ha sucedido.
“Va a la escuela por el Ajusco y dice que lo que más extraña de la escuela es respirar aire libre”.
Para Karla Cervantes, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, los niños y adolescentes han tenido muchas pérdidas debido al confinamiento, lo que sumado al clima familiar, pueden generales dificultades a nivel emocional.
Muchos, indicó, viven un duelo ante la falta de socialización y atraviesan por irritabilidad, enojo y se prevé que atraviesen por mucha frustración ante situaciones cotidianas.
“(Por ejemplo) Si hay algún tema que están revisando y no les queda lo suficientemente claro y de pronto haya alguien a su alrededor que pueda ayudarlos les causará frustración”.
Advirtió sobre el estrés que están experimentando los padres ante las nuevas circunstancias escolares, lo que puede originar violencia familiar.
Esto puede desencadenar ansiedad y depresión infantil.
“El problema es que en ocasiones son trastornos bastante silenciosos”.