La Universidad Autónoma de Aguascalientes entregó el Doctorado Honoris Causa, el mayor galardón que ofrece la institución, a Dolores Castro Varela, –en homenaje post mortem–, así como a Alfonso Romo de Vivar y Aurelio de los Reyes García Rojas, en reconocimiento a su destacada trayectoria.
En una sesión solemne del Consejo Universitario, en el auditorio Dr. Pedro de Alba, la rectora Sandra Pinzón Castro recordó que la UAA fue gestada para el servicio del prójimo y del conocimiento y, en medio siglo de vida, ha florecido en abundancia, dando más de 90 mil egresados a la sociedad.
Hoy, en su 50.º Aniversario, dijo, hay convicción de que Aguascalientes tendría una cara muy distinta si no existiera esta casa de estudios, sus egresados y programas, con servicios a la comunidad. Pinzón Castro enfatizó la importancia de no olvidar lo fundamentales que son las instituciones educativas autónomas, ya que desde ellas se puede buscar y transmitir la verdad sin ataduras.
«No habría desarrollo social sin las artes y las ciencias, sin la presencia de universidades fuertes, o sin académicos y artistas con plena libertad para esparcir su conocimiento y creatividad», sostuvo en su mensaje.
En el marco del solemne acto, la Mtra. María Dolores Esperanza Peñalosa Castro recibió a nombre de su madre, Dolores Castro Varela, la condecoración post mortem y expresó el orgullo de este reconocimiento para quien siempre defendió que la educación y el lenguaje eran partes fundamentales de la vida.
Posteriormente, tras recibir su reconocimiento, Alfonso Romo de Vivar, químico, docente y científico referente en Latinoamérica, agradeció la distinción y la oportunidad de recordar un poco de lo mucho que ha logrado en su trayectoria.
Acto seguido, Aurelio de los Reyes García Rojas, historiador, académico, escritor, investigador y guionista, reflexionó sobre su andar profesional y agradeció a la comunidad universitaria por la distinción que se le otorga, asegurando con orgullo que con este honroso reconocimiento ha tenido la oportunidad de ser “profeta en su propia tierra”.