Llama la Iglesia a vivir una Navidad sin excesos

Llama la Iglesia Católica a la población en general a vivir la fiesta de la Navidad fuera de excesos y con un gran sentido de espiritualidad en familia. A decir del vocero de la Diócesis de Aguascalientes, Carlos Alberto Alvarado Quezada, este es un momento de reflexión, de unidad y de compartir con los más allegados dejando de lado la mercadotecnia, el materialismo y el consumismo.

El vocero de la Diócesis de Aguascalientes hizo una exhortación a vivir la Navidad en cercanía y en unidad con las familias y a compartir con los más allegados. “No nos dejemos llevar tampoco por la mercadotecnia, el materialismo, el consumismo sino la espiritualidad que tenemos que dar”.

En tal sentido, recordó que el Obispo José María de la Torre Martín en su mensaje, destacó la fraternidad y el amor que debe prevalecer en la Navidad con quienes menos tienen, por lo que es un momento propicio para vivir una obra de misericordia, de entrar en el espíritu del otro.

Carlos Alberto Alvarado llamó también al orden en cuanto el consumo del alcohol y a no conducir si se está bajo el influjo de bebidas embriagantes, ya que, dijo, eso sólo enluta a las familias a causa del desorden sobre todo entre los jóvenes. “Sí hay que divertirnos, pero que la fiesta no sea un motivo de enlutar a las familias, sobre todo de agresividad y de riñas”.

Por lo que dijo se debe hacer conciencia en saber disfrutar verdaderamente la fiesta de la Navidad sin perjudicar a los demás. “Muchos no saben disfrutar una fiesta, no saben disfrutar una copa, y eso no es libertad, se está coartando la libertad de los otros al provocar accidentes. De ahí el llamado de nuestra Iglesia de que sepamos vivir en conciencia nuestras fiestas”.

Lamentó que en muchas ocasiones se distorsiona el sentido de la Navidad bajo la mercadotecnia y el consumismo, dejando de lado su sentido espiritual. “Se desvirtúa y termina en fiesta pagana, de borrachera, de desorden, de extremos y esto nos lleva a reflexionar si somos conscientes de cómo debemos vivirla y compartirla con los demás”.

 

 

¡Participa con tu opinión!