Llama el Obispo a la mesura

Al concluir la “Jornada por la Paz” nacional en la que se pidió por la conversión de los victimarios, el Obispo Juan Espinosa Jiménez hizo ayer un llamado los fieles a tener cuidado con el apego al dinero y a la avaricia, e invitó a reflexionar en la pregunta ¿qué tan ambicioso soy? El prelado advirtió que la ambición destruye la fraternidad humana.
Aseveró que todos los bienes que tiene el hombre han sido entregados por Dios para hacer marchar al mundo y que camine hacia adelante la humanidad, para ayudar a los demás. “Una persona puede estar en la abundancia material, pero no olvidar que su vida no depende del dinero, sino de Dios”, expresó el pastor.
Por ello, dijo, es importante que los seres humanos se ocupen también en trabajar por los bienes espirituales para asegurarse una vida de amor y considerar que es importante saber compartir la riqueza con las personas, “ser caritativos con aquéllos que posiblemente no pueden corresponder con algo material”.
Al celebrar la eucarística en la Catedral Basílica, el Prelado dijo a los católicos que hay que trabajar el desapego por los bienes materiales, no afanarse por el dinero, el poder y las pasiones. Ciertamente, la búsqueda de seguridad es inherente al ser humano, “pero se recomienda ser cuidadoso en el consumo desmedido y en el tener, lo cual se traduce en un desequilibrio, una pérdida de sentido y una perdición”.

“Es necesario confiar en la misericordia divina, no se olviden de ella, no se centren únicamente en la avaricia y en los apegos acumulados…” Juan Espinoza, Obispo de Aguascalientes