Pedro Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua.- A unos metros de la línea divisoria entre México y Estados Unidos, Xóchitl Gálvez llamó ayer a construir el «sueño mexicano».
Bajo un sol intenso, pero con un viento ligero que dejaba sentir el frío otoñal en la frontera, la aspirante presidencial del Frente Amplio por México arribó a la Plaza de la Mexicanidad, aledaña al Río Bravo, donde fue arropada por simpatizantes y militantes del PAN, PRI y PRD.
«¡Xóchitl va!» y «¡Presidenta!», se escuchaba mientras la abanderada caminaba hacia el templete, en torno al cual se colocaron 2 mil 500 sillas con las que se formó un corazón alrededor de la escultura X, esculpida por el artista chihuahuense Sebastián.
Al frente ondeaban banderas albiazules y tricolores y, en menor número, amarillas, pero en medio sobresalía la bandera de México portada por María Gutiérrez, una ciudadana que desde muy temprano se apostó afuera del Aeropuerto Internacional de Ciudad Juárez, y de ahí se fue a la Plaza de la Mexicanidad.
Gálvez llegó al aeropuerto alrededor las 10:00horas, tiempo local, para iniciar sus actos de precampaña. A las 12:00 arribó a la línea divisoria, y ahí estaba María Gutiérrez para escuchar el mensaje de la senadora con licencia.
«No le pido más que siga trabajando mucho para que nos lleve al triunfo a los mexicanos», comentó la mujer mientras ondeaba la bandera mexicana.
Desde el centro del corazón formado por la multitud, Gálvez expuso las razones que la llevaron a iniciar su precampaña en esta ciudad fronteriza.
«Para mí, venir a este pedacito de la patria era importantísimo, no sólo por lo que pasó aquí en Ciudad Juárez, sino por todo lo que significa Juárez para los mexicanos, lo que significa para mí como mujer el tema de las mujeres en Juárez», expresó.
Acompañada por su hija Diana, saludó y agradeció la presencia del ex Gobernador panista Francisco Barrio, así como líderes locales de los tres partidos del Frente.
«Esto no lo va a parar nadie. Soy una mujer 4×4, soy todo terreno», decía al recordar que horas antes, en la madrugada del lunes, había visitado Coyuca de Benítez, Guerrero, cuyos habitantes, afirmó, habían perdido la esperanza tras el paso del huracán «Otis», pero donde, dijo, su equipo ha trabajado.
«Decidí arrancar hoy a las 12 de la noche en Coyuca con una marcha por la esperanza, no sólo por la esperanza de la reconstrucción de Guerrero, sino por la esperanza de la reconstrucción del País. Vamos a levantar este país, así como vamos a levantar Guerrero, tengan la certeza», prometió.
La esperanza, ofreció, también regresará a Ciudad Juárez.
«Para que tengamos un Juárez en paz, tranquilo, un Juárez que no abrace a los delincuentes, sino que les aplique la ley, porque la ley es la ley», añadió.
En su mensaje, explicó que levantó la mano para ser la abanderada presidencial del Frente opositor «porque muchos aspiramos a tener un México distinto».
Tras recordar cómo pasó ella de ser una mujer que vendía gelatinas a una exitosa empresaria, propuso «emparejar el piso» en el País para que niños que viven en zonas alejadas como la Sierra Tarahumara o en colonias marginadas de Ciudad Juárez, puedan acceder a la educación.
«Yo sé lo que se siente no tener a veces pa’echar la papa», dijo, y agregó que sí se puede salir adelante, lo que motivó gritos de «¡Sí se puede!».
«Yo fui la primera mujer en mi familia que fue a la universidad», contó, y sostuvo que conoce la problemática de la Sierra Tarahumara, donde calan el hambre y la pobreza.
«Puedo mirar a los ojos a todos y cada uno y decirles: nunca me he robado un centavo, porque soy empresaria y porque tengo de qué vivir», aseguró.
Los aplausos comenzaron a escucharse más fuertes cuando Gálvez advirtió que no la conocen quienes aseguran que será imposible alcanzar a «la candidata oficial», en referencia a la morenista Claudia Sheinbaum.
«No saben de qué estoy hecha, soy una mujer que viene de abajo y que ha luchado contra la adversidad toda su vida, y no obstante que ella tenga de jefe de campaña al Presidente de la República, y no obstante que todos los días paguen millones de pesos en bots para agredirme y atacarme, conmigo van a saber lo que es la competencia, su servidora es una mujer fuerte», dijo.
«Soy una mujer entrona, pero sobre todo soy una mujer con un enorme corazón, soy una mujer que cree que al servicio público sólo se viene si se ama al prójimo. Al servicio público se viene a ayudar al que menos tiene, y esa va a ser la razón por la que aspiro a ser la candidata a la Presidencia de la República».

Causa de las mujeres
Desde Juárez, conocida por una interminable ola de feminicidios, Gálvez afirmó que todos los días en México matan a 10 mujeres y seis más son desaparecidas.
«Y yo les digo a los señores: no tengan miedo de tener una mujer Presidenta, también a ustedes les va a ir bien, a los hombres también les va a ir bien, si no pregúntenle a mi marido, que está muy contento», señaló.
Recordó que en esta ciudad inició la lucha por las mujeres.
«Hago el compromiso aquí en Ciudad Juárez que voy a partirme el alma para que las mujeres dejen de ser violentadas. Vamos a hacer un nuevo pacto con los hombres», planteó
Para construir un País seguro, la hidalguense consideró que se requiere cabeza, corazón y carácter.
«A mí lo que me sobra es carácter. Soy una mujer cabrona, entrona, echada para delante. A mí los delincuentes ni maiz que les voy a dar abrazos, les voy a aplicar la ley», añadió.
«Los abrazos van a ser para los ciudadanos, pero a los delincuentes la ley a secas y punto, tengan esa certeza».
La aspirante presidencial de la Oposición aseguró que vino a Juárez para hacer un compromiso con las mujeres.
«¿Cuál va a ser la diferencia de que haya una mujer en la Presidencia de la República? Tenemos que poner fin a la violencia hacia las mujeres, tenemos que apoyar a las mujeres a que salgan adelante, por eso el Frente Amplio por México va a impulsar un sistema nacional de cuidados, un sistema que permita que las mujeres dejen de llevarse toda la carga de la casa», adelantó.
También aclaró que ella nunca ha estado en contra de los programas sociales y jamás ha dicho que los quitaría.
«Cómo se imaginan que voy a quitar la pensión a los adultos mayores si mi abuela se murió tirada en el petate por falta de atención médica, cómo se imaginan que le voy a quitar la beca a un niño, si yo tenía que vender gelatinas y tamales desde los 8 años», insistió.
Propuso que a los adultos mayores se les dé una atención integral y no sólo la pensión, mientras que para los niños haya estancias infantiles y escuelas de tiempo completo, sin quitarles las becas.
También en esta ciudad fronteriza, donde convergen cientos de empresas manufactureras, llamó a dar un paso más adelante en este sector.
«La industria maquiladora en Chihuahua ha sido maravillosa, pero tenemos que pasar al siguiente paso, a la industria 4.0, para que los hijos de esas mujeres que van a la maquila se preparen y tengan un mejor salario. Necesitamos ingenieros, ingenieras», mencionó.
«Chihuahua tiene todo para jalar el nearshoring, para convertirse en una potencia económica, pero hay que resolver problemas como la inseguridad, el abasto de agua y energía», precisó.
La inversión extranjera, apuntó, requiere certeza jurídica, lo mismo que modernizar la infraestructura aduanera en los cruces fronterizos.
«La ley debe de ser la ley porque los inversionistas se espantan cuando cambian las reglas del juego a la mitad del camino», observó.
«El acuerdo comercial que tenemos con Estados Unidos es un buen acuerdo, tenemos que respetarlo y tenemos que cuidarlo», abundó.

Apuesta por el amor
La aspirante del Frente también hizo referencia a la polémica por el reparto de los libros de texto gratuitos del Gobierno de la 4T.
«Son libros que responden a una ideología, pero no necesariamente responden a lo que los niños necesitan, las carreras del futuro tienen que ver con la tecnología», defendió.
Su propuesta, afirmó Gálvez, está basada en el amor.
«Por eso el corazón con una X, porque no apostamos al odio, no apostamos a la división; nosotros apostamos al amor. Llamo a la unidad, no al odio», arengó.
En el arranque de su campaña, Gálvez llamó a los tres partidos aliados a superar diferencias y enconos del pasado, y luchar por un mejor país.
«Yo le pido a los ciudadanos, a todos los ciudadanos de Ciudad Juárez, de Chihuahua y de México, que salgamos a las calles, que no sólo peleemos desde Twitter, está bien, desde el Facebook, pero también en las esquinas, en la calle. que luchemos, que salgamos a convocar a la unidad, los necesito, los necesito a todos».
Casi al final de su mensaje, Xóchitl destacó que en Juárez hay gente que lucha y que llega a la frontera en busca del sueño americano.
«Vamos a construir el sueño mexicano, vamos construir juntos un México en paz, un México seguro, un México con salud, un México con educación, un México con oportunidades, un México con esperanza, porque la esperanza ya cambió de manos, porque los mexicanos merecen más, porque los mexicanos merecen tener la posibilidad de salir adelante por su propio esfuerzo», mencionó.
«La esperanza ya cambió de manos y ahora nos pertenece, y con esa esperanza vamos a construir el País que merecemos. Les vengo a ofrecer la victoria para cambiar a nuestro país, para adelante a hombres, mujeres y niños».
Al finalizar el evento, Gálvez saludó a cientos de simpatizantes, para después viajar a la capital de Chihuahua, donde realizó otro evento de precampaña.