Fernanda Carapia 
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Su diseño permite ver la boca, facilitando así la comunicación con personas con discapacidad auditiva, ya que les permite leer los labios.

Es lavable, está elaborado a partir de PVC flexible y cuenta con dos filtros intercambiables que retienen hasta 95 por ciento de las partículas que hay en el aire.

El cubrebocas nombrado Brankia fue presentado en julio pasado y tras varias pruebas ya está listo para ser comercializado.

El kit consta de la mascarilla, dos portafiltros, dos bandas elásticas y tres pares de filtros.

Es necesario cambiar los filtros cada 72 horas con el objetivo de que el cubrebocas tenga un funcionamiento adecuado.

La mascarilla no es apta para realizar actividades que requieran alta demanda de oxígeno, como lo es el ejercicio.

Se busca que en una próxima etapa el cubrebocas alcance nos niveles máximos de certificación para que se use en el sector médico.

El dispositivo ya cuenta con registro de diseño industrial, modelo de utilidad y marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Para más información sobre sobre el dispositivo y dónde se podrá adquirir visita el sitio www.iteso.mx/cubrebocas.