Mediante una inversión de treinta millones de pesos distribuida en dos etapas, la Secretaría de Obra Pública capitalina entrega este martes a la Secretaría de Servicios Públicos la Etapa Sexta-A del Relleno Sanitario San Nicolás, que tendrá una vida útil de seis años, informaron los titulares de ambas dependencias, Marco Licón y Miriam Rodríguez, respectivamente.

Más adelante se realizará la inauguración por parte de la alcaldesa Tere Jiménez Esquivel, una vez que se decida ponerse en operación, ya que actualmente se depositan las 1,200 toneladas diarias que se generan en todo el estado, en una zona ubicada en la etapa tres, en la cual se tiene permiso para recibir todavía en los siguientes 18 meses.

Detallaron que la Etapa Sexta-A se construyó encima de las etapas cuatro y cinco y tendrá una vida útil de seis años, de acuerdo a los permisos respectivos.

El titular de la SOPMA, Marco Antonio Licón Dávila, informó que la nueva etapa del Relleno Sanitario tiene una longitud total de 560 metros lineales. Se instalaron 38 mil 602 metros cuadrados de geomembrana sintética H.D.R.E. de 1.0 mm de espesor. Además suman 233 mil 95 metros cúbicos de excavación de terreno natural y conformación de taludes, y se construyeron dos fosas de lixiviados.

En entrevista con El Heraldo, la secretaria de Servicios Públicos del Municipio de Aguascalientes, Miriam Rodríguez Tiscareño, indicó que todavía no se ha tomado una decisión de cuándo comenzará a depositarse basura en la nueva etapa Sexta-A, ya que se vive la temporada de lluvias y los expertos recomiendan al pasar este tiempo.

Agregó que en la etapa que actualmente se depositan los desechos originados en los 11 municipios del estado, se tiene una vida útil de un año y medio todavía, de acuerdo a los permisos adicionales concedidos para la etapa tres, ya que había espacio para colocarlos ahí por un tiempo limitado.

Finalmente, mencionó que en el Relleno Sanitario San Nicolás de Arriba el agua de lluvia no debe mezclarse con los líquidos lixiviados, y por eso existen los pozos de venteo para captar los lixiviados y se hacen los canales y surcos apropiados para que el agua de lluvia fluya y no se combinen.