Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ni la Policía ni la intervención de un poblador evitaron que habitantes de Papatlazolco, municipio de Huauchinango, Puebla, lincharan y quemaran vivo a Daniel Picazo, un joven de 31 años, que se encontraba de turista en el lugar.
El viernes, los pobladores hicieron sonar las campanas del pueblo para reunirse en las canchas y golpear al joven abogado, quien viajaba con un amigo que logró huir.
Un poblador del lugar, quien declaró como testigo, contó que al escuchar al joven pedir ayuda y decir que llevaba su cartera para identificarse, confirmó su identidad y la mostró a los pobladores, quienes empezaron a cuestionarle si él era su cómplice, antes de prenderle fuego a Picazo, cuando aún estaba con vida.
Ayer, el cuerpo de quien fuera asesor de la bancada del PAN en la Cámara de Diputados hasta marzo pasado y quien ahora trabajaba con la diputada federal Joanna Torres, era velado en la Alcaldía Iztapalapa, de la Ciudad de México.
La familia reprochó que hasta el momento la Fiscalía estatal no les haya dado acceso a la carpeta de investigación.
Concepción Rodríguez, amiga de la víctima y asesora de Movimiento Ciudadano en el Senado, contó que a Daniel le gustaba mucho viajar y que no era «roba niños» o algo similar.
«Un tipazo, una familia humilde, es de esos muchachos empeñosos, hizo maestría en España, siempre estaba buscando qué diplomado tomar».
El Ayuntamiento del Pueblo Mágico de Huauchinango, en la Sierra Norte de Puebla, alegó que sus elementos policiacos se vieron rebasados por la población que cometió el homicidio.

¡Participa con tu opinión!