En su presentación en Heinz Field los Pittsburgh Steelers sufrieron de más para sacar una victoria que parecía cerrada tras dos cuartos, aunque tuvieron algunos problemas el equipo dirigido por Mike Tomlin logró sacar su segunda victoria consecutiva en lo que parece ser una campaña muy diferente a la pasada con Ben Roethlisberger al frente de la ofensiva. La jugada clave del partido surgió temprano cuando Bud Dupree causó un balón suelto sobre Drew Lock cuando Denver amenazaba con poner puntos en la pizarra, el mariscal de campo de los Broncos salió lesionado del partido por una molestia en el hombro.
Tras recuperar el ovoide, Roethlisberger logró hacer carburar a su ataque y James Conner anotó por tierra adelantando a los de casa. Más tarde Roethlisberger lanzaría un gran pase para que el novato Chase Claypool se escapará 84 yardas logrando su primera anotación de su carrera. Pittsburgh terminaría adelante 17-3 tras el segundo cuarto. Sin embargo, Denver logró 11 puntos sin respuesta con Jeff Driskel en los controles cerrando el partido a solamente tres de diferencia.
La respuesta de los Steelers llegó al inicio del último cuarto con gran pase de Roethlisberger en movimiento hacia Dionte Johnson en anotación de 28 yardas y más tarde un safety parecía tranquilizar las cosas para Pittburgh con 12 puntos de ventaja. Driskel mandó pase hacia Melvin Gordon y con más de la mitad del cuarto periodo cerraron el marcador a cinco puntos, Denver tuvo la oportunidad de anotar con menos de dos minutos por jugar, pero la defensiva de Pittsburgh se cerró y en cuarta oportunidad detuvieron a Driskel firmando la victoria 26-21 que los mantiene invictos.
Roethlisberger lanzó para 311 yardas y 2 pases de anotación, James Conner tuvo 106 yardas por tierra y un touchdown mientras que la defensiva nuevamente estuvo imponente provocando dos robos de balón y 7 capturas de mariscal.