Se le ponen rebeldes, a la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente, alrededor de 200 morosos en el cumplimiento de su verificación vehicular, los cuales han promovido un juicio de nulidad con la intención de que la dependencia les reintegre los gastos generados por el concepto de multas, grúa y pensión tras el aseguramiento de su automóvil. La titular de la Proespa, Ofelia Castillo Díaz, resaltó que el programa de verificación vehicular tiene como objetivo preservar la calidad del aire, negando que se trate de acciones recaudatorias, luego de que el 80% de las emisiones contaminantes son provenientes de unidades de motor.

Facultada en el artículo 104 del reglamento de Verificación Vehicular, la Proespa puede realizar inspecciones y detener a las unidades de motor pendientes en su verificación, sorprendidas emitiendo altos índices de contaminantes, entre humo negro y azul. Durante el año pasado, fueron detenidos un total de 3 mil 653 vehículos, de los cuales el 90% de sus propietarios tramitó oportunamente su verificación, aprovechando los descuentos otorgados, sumándose así a las 39 mil verificaciones concretadas en el mismo lapso. Al corte del pasado mes de junio, se han emitido 14 mil 372 boletas de verificación, cuyos conductores se han acercado a la Proespa de manera voluntaria. Cabe mencionar que la mayoría de las 2 mil 900 unidades que han sido enviadas al corralón por contaminar de manera ostentosa corresponden a autos particulares, seguido de unidades de transporte de personal, transporte público y de carga, respectivamente.

Así lo dijo:

“Todas las personas están en su derecho de proceder legalmente, pero el llamado es para que seamos responsables por el bien de todos. Son contaminantes que a todos nos afectan; entonces, no desacreditemos el programa de verificación vehicular”, expresó.