Desde 2019, las librerías en México han enfrentado una crisis constante, impulsada por diversos factores que complican la distribución de libros. Luis Gerardo Ortiz, fundador de la Librería de los Escritores en Casa Terán, señaló que uno de los principales problemas ha sido el incremento del costo del papel en un 40%, lo que ha llevado a una reducción en la impresión de novedades por parte de las editoriales.
Además, la disminución del presupuesto para bibliotecas, que ahora se enfocan en la compra de libros digitales y catálogos universitarios, junto con la eliminación de programas culturales como Alas y Raíces, ha agravado la situación.
Ortiz destacó que, aunque existen legislaciones como la Ley de Precio Único, que impide vender un libro a un precio menor hasta después de 18 meses de su lanzamiento, estas normativas no son suficientes para resolver la crisis del sector.
Gerardo Ortiz propone una solución fiscal para rescatar la cadena de suministro de libros: implementar una tasa cero de IVA. Actualmente, los libros están exentos de IVA, lo que simplifica su facturación. Sin embargo, los costos asociados a su distribución, como envíos, fletes, pagos de mantenimiento, rentas y material de limpieza, sí están sujetos a IVA y representan un gasto significativo para las librerías.
«Somos un comercio como cualquier otro, pero hay que entender la dificultad en la que estamos», explicó Ortiz.
Reducir el IVA en toda la cadena de suministro ayudaría a mitigar estos costos y permitiría a las librerías mantener sus puertas abiertas. La propuesta de tasa cero de IVA abarcaría todos los aspectos necesarios para que los libros lleguen a las librerías, aliviando así la carga financiera que enfrentan estos establecimientos.
La crisis que enfrentan las librerías es un reflejo de los desafíos más amplios en el sector cultural y educativo del país. La implementación de políticas fiscales favorables podría ser una medida crucial para asegurar la supervivencia de estos importantes espacios culturales.