Ruy López Ridaura, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, declaró en Aguascalientes que México no presenta transmisión activa de sarampión, limitándose solo a casos importados. Subrayó que el país conserva su acreditación como nación libre de esta enfermedad, gracias a la vigilancia epidemiológica respaldada por la OMS y la OPS.
El subsecretario enfatizó que las principales causas de mortalidad prematura en México continúan siendo enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Resaltó la importancia de fortalecer el primer nivel de atención para manejar estas afecciones y reducir la mortalidad asociada.
López Ridaura también mencionó programas orientados a poblaciones vulnerables, centrados en combatir problemas como la desnutrición y la tuberculosis, buscando un acercamiento más directo con las comunidades afectadas.
Respecto a la infraestructura sanitaria, aseguró que se ha reforzado el primer nivel de atención, que es crucial para abordar el 80% de los problemas de salud. Se han realizado inversiones significativas en infraestructura, personal y medicamentos, con la finalización de obras en varios hospitales.
A pesar de los desafíos impuestos por la pandemia de COVID-19, que llevaron a ajustar los planes de transformación del sistema de salud, se han logrado avances significativos, incluida la federalización de los servicios médicos y la creación del Servicio Nacional de Salud Pública.
Finalmente, en relación con Aguascalientes, el subsecretario informó sobre la inversión en infraestructura hospitalaria pendiente y la firma de un convenio para transferir fondos a los programas de salud pública del estado, aunque no especificó fechas para la llegada de estos recursos.