César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los 10 mexicanos que fueron evacuados a principios de febrero de Wuhan, la ciudad china epicentro del brote del nuevo coronavirus, llegaron a la Ciudad de México tras pasar dos semanas aislados en el sur de Francia.
El grupo partió a las 3:35 horas (tiempo de México) de Marsella al aeropuerto de Frankfurt, donde después de una escala de hora y media abordaron el avión que los trajo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a donde arribaron a las 18:59 horas.
Los connacionales fueron recibidos por funcionarios de las secretarías de Relaciones Exteriores y de Salud, quienes aseguraron que los mexicanos cumplieron con las normas de contención y aislamiento de Francia sin presentar signos ni síntomas durante 14 días, por lo que no representan ningún tipo de riesgo sanitario.
Tras su llegada, Valeria Díaz, quien llevaba más de cuatro años Wuhan, señaló que salieron justo a tiempo de la ciudad donde brotó el Covid-19.
“En el momento en el que se cerró la ciudad sí fue un poco difícil, sí me preocupó un poco, pero gracias a Dios creo que salimos justo en el momento adecuado, porque en el momento en el que logramos salir las cosas empezaron a empeorar”, contó.
“El cierre de la ciudad, ya está más estricta, por ejemplo, ahora, a las comunidades de departamentos ya no los dejan salir, sólo pueden salir una vez cada tres días; los supermercados ya no abren, las reglas sanitarias están muy estrictas”.
Otro de los mexicanos que llegó fue Daniel Stamatis, arquitecto mexicano que llevaba siete años en China y quien explicó que la información no es clara ni en el país asiático.
“Te lo digo, yo veía desde mi departamento cómo no había gente afuera, que tenían que ir a comprar comida casi casi (cubiertos totalmente del rostro) por todos los instrumentos de salud, y ahorita está más intenso”, narró.
“No es tanto el virus, claro que cuenta, pero también la histeria colectiva cuenta, qué tanto uno se puede aventar en una situación donde no hay alimento, cuánto te van a aguantar los alimentos para 11 millones de habitantes”.
En tanto, lo primero que el chihuahuense Reydesel Morales aclaró en el AICM es que todos están sanos.
“Estoy bien, de antemano, estoy bien, estamos tranquilos, tenemos la certeza, tenemos certificados médicos de que nos regresaron, de que estamos libres de virus”, dijo el joven de 27 años, quien viajó junto con su amigo Martín Gutiérrez.
Las otras seis personas que regresaron formaban parte de una familia, pero rechazaron dar declaraciones a los medios.
En tanto, Bernardo Aguilar, director general para Europa de la Cancillería, informó que tienen identificados a siete mexicanos más en Wuhan, pero aclaró que no han solicitado el apoyo para dejar dicha ciudad.