Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para la firma mexicana Distroller la comercialización de su marca a través de franquicias y colaboraciones está siendo tan relevante como la venta de su línea de juguetes, que hasta hace unos años representaba su mayor negocio.
Con la pandemia, Distroller vio caer sus ingresos por venta de juguetes, pero con las alianzas pudo mantenerse a flote.
Bárbara Acevedo, directora de Licencias Internacionales, dijo que la empresa logró licenciar su marca al menos con 80 socios comerciales, que van desde fabricantes de zapatos hasta productores de alimentos.
Una de las más recientes fue la que hizo con el grupo Inditex, que le permitió estar presente en ropa de Bershka y que ha sido exitosa.
«La marca puede adaptarse casi a cualquier uso. Y su diseño es tan peculiar que es fácil de identificar. Cada licencia representa ajustes específicos», dijo.
En México, Distroller se ha aliado con firmas como Cielito Querido Café, Pandora, Grupo Ruz, Unilever, Pepsico, entre otros.
Con siete líneas de negocio y más de 30 socios de licenciamiento, Distroller comercializa más de 2 mil productos en 76 puntos de venta incluyendo tiendas propias, store-in-store y distribución en los principales departamentales y de autoservicio del País.
Barbara Acevedo dijo que el negocio de juguetes sigue fortaleciéndose.
«Una de las estrategias para abatir la piratería es llegar con productos más accesibles. Hoy estamos en cadenas como Liverpool y Palacio de Hierro, pero también en Coppel, gran parte de Walmart y algunas Bodega Aurrerá y muchas cadenas locales», agregó.

¡Participa con tu opinión!