Fernanda Carapia
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-María Guadalupe ingresó al Hospital 110 del IMSS víctima del Covid-19.
La batalla no fue fácil, pero con ayuda de los médicos y tras 11 días de “pelea” a sus 103 años venció a la enfermedad.
Ayer dejó el nosocomio entre aplausos y buenos deseos del personal médico que la acompañó durante todo este tiempo, pese a los pronósticos, pues además de su avanzada edad, padece de sus pulmones ya que por muchos años cocinó con leña.
David Sánchez González, director del hospital, resaltó que aunque María padece de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) no tenía otros padecimientos como diabetes o hipertensión, lo que ayudó a que su tratamiento fuera favorable.
“Ella es originaria de Zacatecas, pero es habitante de una colonia popular dese hace tiempo en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Es madre de cinco hijos y realmente está muy sana, salvo por su enfermedad pulmonar que la hace dependiente de oxígeno desde hace tiempo”.
La mujer, según datos del IMSS, ingresó en ambulancia a la Unidad Médica Familiar 34 el pasado 22 de septiembre, por lo que fue trasladada a la 110, donde le hicieron todos los protocolos necesarios y se confirmó como paciente afectada por el virus SARS-CoV-2.
“Siempre estuvo muy animosa, consciente, platicando con los médicos, incluso al final nos recomendó a nosotros que nos cuidemos. Su evolución fue muy buena, los síntomas desaparecieron”, contó Sánchez González.
María dejó el hospital con una enorme sonrisa y vitalidad. Su hija Baudelia la esperaba y con lágrimas en los ojos instó a la población afectada por este virus a echarle ganas y salir adelante.
“A la gente le doy mucho ánimo, mi mamá es una persona ya grande de 103 años, que no se desanimen, que le echen ganas”, señaló.
Antes de salir, María les agradeció a los médicos por su trabajo y labor.
“Cuídense mucho que yo oraré por ustedes”, expresó la mujer.