Araceli Aguilar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Defenderse de un ataque a machetazos de su esposo le costó a Maricela López, una indígena de San Juan Chamula, Chiapas, ser enviada a prisión. Este jueves, luego de tres años tras las rejas fue liberada.
El 22 de noviembre de 2019, con un embarazo de seis meses, Maricela, quien sufría de violencia familiar, fue atacada por su esposo con un machete ante sus dos pequeños hijos.
Ante la amenaza, la mujer tsotsil de los Altos de Chiapas se defendió con un leño, propinándole un golpe a su pareja que le causó la muerte.
De acuerdo con denuncias de organizaciones civiles, Maricela fue detenida sin orden de aprehensión y sin un intérprete, ya que es monolingüe.
Internada en el Centro de Reinserción Social número 5, en San Cristóbal de las Casas, a la mujer no le admitieron pruebas porque en su momento no pudo comunicarse con su defensora de oficio, ya que no hablaba tsotsil.
Un juez condenó a Maricela a 25 años de prisión por homicidio calificado. El colectivo Cereza tomó su caso ante lo que consideró una sentencia misógina y con desigualdad socio jurídica.
«Maricela lo que hizo ese día fue defender su vida, defender la vida del bebé que llevaba en el vientre y a sus dos chiquitos», dijo Marcela Fernández, abogada e integrante del colectivo Cerezo, en una protesta afuera del Poder Judicial el 15 de agosto.
La joven fue liberada tras un fallo a su favor ordenado por la Sala Mixta de San Cristóbal de Las Casas del Poder Judicial del Estado.