El esfuerzo de la mujer por alcanzar un nivel similar al del varón no ha sido en vano. Han sido siglos de lucha con resultados que son tangibles en la actualidad, sin embargo aún queda buen trecho para lograr la simetría anhelada, por lo que a título individual y grupal exhiben los vacíos que subsisten.

Bajo este marco sería incomprensible que alguien niegue el ascenso que ha tenido en el mundo profesional y laboral, académico, empresarial, político y activismo a favor de diversas causas, lo que es reflejo de la época  en que no sólo exigen espacios sino que una vez que los asumen demuestran total capacidad.

Frente a esos avances loables y dignos de ser reconocidos, está lo contrario, lo que nadie quisiera que se diera, pero que está ahí, en la vida en común, con mujeres de diferentes edades que caen en el alcoholismo y la droga, el pandillerismo o en formar parte de grupos delictivos.

El subdirector nacional de consulta externa del Centro de Integración Juvenil (CIJ), Juan David González Sánchez, subrayó que una mujer por cada seis hombres consume drogas en el país, por lo que se registra una transición epidemiológica con una edad de inicio más temprana de 12 años, pero más grave aún es que adultos entre 60 y 75 años consumen estas sustancias.

En ambos sexos hay un ascenso en la adicción al alcohol, marihuana y cocaína; ellas se aficionan más por las metanfetaminas y los varones por los solventes inhalables. Respecto a los adultos mayores consumen principalmente estimulantes, que en un principio les fueron recetados como antidepresivos, pero se acostumbran a tomarlos a diario, cuando lo correcto es sujetarse al tiempo indicado por el médico, porque a la larga les afecta su organismo.

González Sánchez destacó que de las 90 mil solicitudes que se recibieron el año pasado en los 118 CIJ, para tratamiento contra las adicciones, el 50% fueron hechos por los propios pacientes y el porcentaje restante por los familiares, encontrándose que en este caso hubo personas que se negaron a recibir el apoyo.

Otro dato de suyo relevante es que de 45 mil que acudieron a algún CIJ, la mitad lo hizo por mutuo propio, los demás porque fueron obligados por una autoridad judicial, la escuela, el  trabajo, el cónyuge u otro familiar. De los que iniciaron el tratamiento de rehabilitación alrededor del 60% lo terminan, obteniendo un alto grado de mejoría

Dentro de ese mundo la mujer ocupa un lugar acentuado, por lo que es común que solas o en grupo acudan a lugares de convivencia para consumir bebidas embriagantes, por lo tanto no es fortuito que en el regreso a casa se vean involucradas en accidentes automovilísticos. En algunos de esos sitios ofrecen cuidado especial para ellas, con la finalidad de que no sean molestadas, el problema está en que viven las mismas situaciones de los varones que se pasaron de copas y actúan de manera parecida al negar que son adictas al alcohol o a la mezcla con otro tipo de estimulantes.

Lo vivido el domingo pasado, con una jovencita de 15 años que presuntamente se encontraba intoxicada y que atacó a su padre por haberle llamado la atención, deja constancia que hay que trabajar mucho para evitar que la mujer caiga en la degradación tan común en muchos hombres, que la emancipación sea para cosas positivas y no para copiar aquello que ofende y deshonra al ser humano.

CRECE EL ROBO

Amas de casa, comerciantes, empresarios, tianguistas, automovilistas y transeúntes son víctimas de ladrones de todo tipo, que en un abrir y cerrar de ojos los hacen sus víctimas, por lo que es necesario que las autoridades intensifiquen la vigilancia y prevención para que se reduzca ese tipo de latrocinios que tanto afecta el patrimonio personal, familiar y de los negocios.

El nuevo sistema de justicia no es lo que esperaba la sociedad, puesto que más tarda un individuo en ser capturado que en obtener su libertad, por lo que habría que fraguarse una contrarreforma para que los reincidentes cumplan una condena que crecerá conforme sea las ocasiones que sea atrapado, lo que será un castigo efectivo que obligue a cambiar de hábitos o a ser un cliente frecuente de los centros de reclusión.

Reflejo de lo señalado es que cada día, entre el 1 de enero y el 31 de marzo del presente año llegaron ante un juez 9 asuntos, principalmente los que se refieren al robo en sus diferentes particularidades a razón de 3 diarios, por un total de 278 casos. También, por su gravedad, está el de los narcomenudistas, delito que crece de manera acelerada y que lo mismo se da en las colonias populares y de la periferia que en la zona centro y en conjuntos residenciales; en estos primeros tres meses se han radicado 166 carpetas, que significan las personas puestas a disposición de los jueces con elementos que permitan decidir su situación jurídica.

El caso del robo, que es una acción rápida de quien lo ejecuta y deriva por la inadvertencia del afectado, en ocasiones es un fuerte impacto económico cuando se trata de un bien del hogar, que fue adquirido a plazos y por lo mismo resulta difícil volver a comprar, de ahí la insistencia del máximo líder obrero del estado, José Alfredo González, para que las corporaciones policíacas de todos los municipios redoblen la vigilancia y hagan adecuaciones a sus esquemas de previsión, ya que son, precisamente, las colonias donde habitan los trabajadores las más asediadas por ese tipo de individuos.

De manera paralela el comercio enfrenta a los llamados “farderos”, que aprovechan un descuido de los empleados para llevarse alguna mercancía, lo que aún cuando en términos monetarios no signifique algo mayor, esos hurtos tipo hormiga representan una pérdida acumulativa, de ahí que crecen las voces que exigen mayor vigilancia policíaca que desaliente su presencia.

La petición generalizada es que a nivel federal y estatal los legisladores hagan las adecuaciones a las leyes para que se endurezcan las penalidades en los delitos del fuero común, especialmente el de robo en todas sus modalidades, con lo que se terminará con el “castigo rehilete”, que significa recobrar la libertad en cuestión de días o semanas y volver a las andadas.

Actualmente es un insulto para los perjudicados mirar al delincuente que fue apresado regresar a la calle y reanudar sus correrías, por lo que tiene que haber un cambio radical que permita restablecer la tranquilidad a los ciudadanos, que son los que deben recibir las suficientes garantías de que no serán molestados en su vida y sus bienes, porque hay sujetos que buscan al que lo acusó para amenazarlo de que si nuevamente lo hace sabrá a lo que se atiene.

En manos de los diputados está que se logre vivir en una sociedad pacífica y al hacerlo se estarán autoprotegiéndose, evitando que puedan ser dañados.

EL DRAMA DE 30 Y MÁS

La Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec) del gobierno del Estado pondrá en marcha un programa dirigido a emprendedores de 30 años en adelante, que permita reincorporarlos a la vida productiva, tras que las empresas se niegan a contratarlos y la Federación canceló varios programas que les beneficiaba, como el de Inadem, Pro-México y el Fondo de Promoción al Turismo. El problema lo viven en mayor grado quienes tienen 40 años en adelante, que pese a sus conocimientos y fortaleza física encuentran una serie de trabas para ser empleados, por lo que se ha diseñado las acciones necesarias que permitan reintegrarlos a través de un negocio propio y para ello habrá el acompañamiento oportuno que ayude a lograr su consolidación. Es, sin duda alguna, un propósito loable al ofrecer a estas personas que tengan una nueva motivación en su vida.