La presidenta del Consejo Coordinador Empresarial, Irma Patricia Muñoz de León, consideró que la aprobación de la «Ley Silla» representa un nuevo reto para el sector productivo impuesto por los legisladores federales. Destacó que la ley, que obliga a establecer períodos de descanso para evitar que los empleados permanezcan de pie durante toda la jornada, requiere un análisis detallado debido al impacto que podría tener en las empresas del sector industrial.

«Con esta Ley Silla, es probable que se tengan que implementar este tipo de recesos, los cuales, de una u otra manera, afectan la productividad de las industrias», argumentó. Muñoz de León señaló que las industrias enfrentan tiempos de inactividad, no sólo entre los colaboradores sino también en las pausas de operación de maquinaria, lo que supone un costo significativo para el sector.

La dirigente empresarial mencionó casos específicos, como el del sector automotriz en Aguascalientes, donde es necesario que los trabajadores se mantengan en movimiento o de pie en la línea de producción. Subrayó que cada centro de trabajo debe evaluar las condiciones de su proceso productivo para determinar el impacto que esta ley tendría en los costos de operación.

Enfatizó que las empresas ya están adaptándose a diversas modificaciones legales en materia laboral, las cuales tienen un alto impacto en sus finanzas, como la ampliación de las vacaciones. La Ley Silla se suma a estas reformas aprobadas por el Congreso de la Unión.

Finalmente, hizo referencia al personal que permanece sentado durante toda la jornada laboral, indicando que se les alienta a tomar breves pausas para levantarse y no estar siempre sentados.