Ante la posibilidad de una reforma electoral, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, afirmó ayer en Aguascalientes que todos los actores involucrados deberán considerar que todas las reformas en la materia realizadas desde 1996 se han puesto a prueba en elecciones intermedias y nunca en una de carácter presidencial.
Añadió que si se concreta una reforma electoral antes del 2024 se probaría en un proceso que sería el más grande de la historia por el creciente número de votantes, así como por el número de cargos que estarán en contienda. Por esto, en una reforma estructural deben considerarse muchos aspectos y si no se concreta, simplemente no sucederá nada, pues se cuenta con reglas probadas y funcionales.

TRES REQUISITOS

Para Lorenzo Córdova, se requieren tres condiciones para que amerite una reforma electoral:
· Que sea aprobada con un amplio consenso para evitar problemas de los diferentes actores y ciudadanos.
· Que sea para mejorar la actual normatividad y que no sea un retroceso.
· Que se haga con información cierta y objetiva para la toma de decisiones razonada y no sujeta a las meras sensaciones.

UN AÑO MÁS.

En rueda de prensa, Lorenzo Córdova aseveró que no tiene interés de postularse como candidato a la presidencia de la República para el 2024, para ello tendría que haber renunciando dos años antes de ese proceso electoral, y su decisión, dijo, es concluir su mandato por el cual fue seleccionado y que vence el 3 de abril del 2023.

¡Participa con tu opinión!