¡Levantemos nuestro muro!

Nuestro querido México vive uno de los momentos más complejos y tensos de la historia de su relación política con el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, cuya sede política se encuentra en Washington y ha generado estruendos tras la toma de posesión de Donald Trump como presidente de dicho país. En ocasiones anteriores hemos abordado la radicalidad y peligrosidad de las ideas del ahora presidente Trump, quien desde el inicio de su mandato no dudó en continuar sus amenazas hacía México.
La renegociación del Tratado Libre de Comercio para América del Norte, la amenaza de instaurar aranceles a las exportaciones, las presiones a las empresas estadounidenses para que no inviertan en México e inclusive retiren sus inversiones del país, así como las amenazas de deportaciones de miles de migrantes mexicanos, constituyen una agresión a la soberanía nacional; sin embargo, lo más preocupante es la orden de construcción de un muro alrededor de la zona fronteriza que separe a México de los Estados Unidos.
Desafortunadamente por cuestiones semánticas, determinar el origen etimológico del término muro nos lleva hasta el latín al derivar de la palabra “murus”, que puede traducirse como “pared exterior”, por lo que un muro es una construcción que permite dividir o delimitar un espacio. El término suele utilizarse como sinónimo de pared, muralla o tapia, según el contexto.
Los muros pueden levantarse por diversos motivos; a lo largo de la historia, los muros o murallas han marcado un antes y un después en la humanidad dada su importancia política o religiosa. El Muro de Berlín es uno de los muros emblemáticos de la humanidad: entre 1961 y 1989, dividió a Alemania en dos (Al oeste del muro se situaba la República Federal Alemana de corte capitalista, mientras que al este se encontraba la República Democrática Alemana de corte socialista).
Si bien llenan de impotencia las diversas acciones entabladas por nuestro país vecino, hoy es momento de decir: MEXICANOS, LEVANTEMOS UN MURO. Levantemos nuestro muro ideológico; levantemos un muro que nos distinga ante la comunidad internacional como la gran nación que somos. Levantemos un muro interno lleno de valores, levantemos un muro en contra de la ignorancia y preparémonos desde nuestras respectivas trincheras para servir mejor a nuestro país, construyamos un muro cuyos cimientos sean el patriotismo, la solidaridad.
Levantemos un muro contra la apatía; levantemos un muro contra la corrupción; levantemos un muro repleto de dignidad; levantemos un muro lleno de excelencia donde se vea reflejado un incremento a la calidad de nuestras escuelas y universidades para competir con las mejores del mundo. Construyamos un muro donde empresarios y emprendedores tengan la oportunidad de superar todos los obstáculos; levantemos un muro donde los mexicanos nos atrevamos a compartir nuestros conocimientos y experiencias para transformarlas en bienestar común.
Levantemos un muro de crecimiento personal; LEVANTEMOS ESE GRAN MURO LLAMADO UNIÓN NACIONAL. Asumamos un compromiso con nuestra soberanía y estemos dispuestos a aportar todos los ladrillos posibles para tener nuestro propio muro, sobre el cual trazaremos los puentes necesarios que nos lleven a un destino que convenga al país.
Hoy México, requiere más que nunca de nuestro apoyo y solidaridad; México y las instituciones requieren respeto. Confiemos en nuestras autoridades en lo que corresponde a las negociaciones con el país vecino, dejemos atrás los chismes y la politiquería; preocupémonos pues por construir nuestro GRAN MURO MEXICANO.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com
Twitter: @davidrrr