Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-La actriz Salma Hayek y el director Guillermo del Toro levantaron ayer la voz para exigir justicia para Giovanni López, detenido en Jalisco por la policía, supuestamente por no usar cubrebocas, y hallado muerto horas después.
“Pedimos al gobierno de México justicia para Giovanni y para todas las personas afectadas por la brutalidad y la corrupción de algunos miembros de la policía mexicana.
“Y ruego a los responsables de la seguridad pública que encuentren en sus corazones la fortaleza, humanidad y honorabilidad para proteger a nuestra gente que está tan necesitada de héroes y de esperanza. Cambiemos”, escribió Hayek en su cuenta de Instagram.
La veracruzana también compartió una fotografía con un cubrebocas con la leyenda “Justicia para Giovanni”.
“A más de un mes no hay respuestas, no hay arrestos. No es abuso de autoridad, es asesinato. El sinsentido, la locura absoluta, es que ocurra un asesinato a nombre de la salud pública”, escribió en Twitter el director de El Laberinto del Fauno, quien además etiquetó al Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro.
Aunque las autoridades no respondieron directamente en la publicación del cineasta, el mandatario local publicó en su cuenta un mensaje en el que aseguraba que estaban tomando cartas en el asunto.
El suceso tuvo lugar el 4 de mayo en Ixtlahuacán de los Membrillos, pero las redes sociales se inundaron en las últimas horas de mensajes condenando los hechos con la etiqueta #JusticiaParaGiovanni, emulando la protesta en Estados Unidos por la muerte de George Floyd, asfixiado por policías.
Entre las figuras mexicanas de la actuación y la música que se sumaron estaban también Regina Blandón, Alfonso Herrera y la banda Molotov.
“La Policía te está asesinando, pero ellos viven de lo que tú estás pagando. #JusticiaParaGiovanni”, escribió Molotov en Twitter.
“Giovanni no murió, lo mató la Policía”, dice una imagen compartida por Alfonso Herrera.
Gerardo Octavio Solís, Fiscal de Jalisco, confirmó que existe una carpeta de investigación relacionada, y aclaró que, contrario a lo que se dice en redes sociales, López, un trabajador de la construcción, de 31 años, no fue detenido por no usar cubrebocas, sino por presunto comportamiento agresivo.