Al cierre del 2022 el baloncesto es uno de los deportes que mejores resultados entregó para Aguascalientes en diferentes niveles. Uno de los que más sorprendió fue el universitario, en donde se cerró el año con dos equipos peleando por sus respectivas cimas en la Liga ABE dentro de la División II, que peleará a inicios del 2023 por el ansiado ascenso.
En la rama varonil la UP Bonaterra ha conseguido superar un cambio generacional que se ha venido gestando desde varios meses atrás. Gracias a una combinación entre jugadores con experiencia y sangre joven, las Panteras Negras marchan con marca de siete victorias y una derrota, lo que es suficiente para tener el subliderato general de la clasificación, solo por detrás de la UVAQ, que tiene marca de 9-1 con dos partidos más jugados.
En lo que respecta a la rama femenil, las Borreguitas del Tecnológico de Monterrey Campus Aguascalientes se han dedicado a romper la categoría al dominar cada uno de sus partidos por una amplia diferencia. Ningún equipo de la división ha logrado poner el marcador parejo ante unas Borregas que tienen un roster más que completo. Con marca de 12-0 son el único equipo invicto de toda la conferencia Bajío-Occidente.
A ellos se les suma los Gallos de la Autónoma de Aguascalientes, que con marca de 5-2 se van asomando a pelear por los primeros sitios. Estos tres equipos estarán trabajando intensamente durante las siguientes semanas para el regreso a las duelas, que será en febrero en donde se definirá a las quintetas que pasarán a la etapa nacional y pelearán por un puesto en la Primera División rumbo a la siguiente temporada. Por lo pronto, el trabajo, tanto de scouteo como de desarrollo del talento local, ha sido todo un éxito en estas tres universidades que quieren ir con todo por el éxito en el 2023.