Nadia Sierra Campos, asesora en la Dirección General de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, destacó que la violencia en escuelas, hogares y en diversos ámbitos, es como un cáncer que debemos extirpar; “no debemos permitir que se naturalice la violencia, porque sería más complejo erradicarla”.

Ayer, en el marco del Centenario de la Constitución, dictó la conferencia en torno a lo que se ha hecho en los últimos 100 años en este ámbito. Lamentó que a un siglo de distancia, pareciera que no se ha avanzado en el respeto de los Derechos de los Niños.

No han cambiado las cosas, ha sido muy arduo el trabajo de proteger los derechos de la niñez y su autonomía, pero los avances y resultados, no se ven, cuestionó.

Consideró que los menores deben tomar sus propias decisiones, deben ser escuchados en las acciones que se les involucren, en vez de marginarlos.

El tema de la discriminación, el acoso escolar debe preocupar y ocupar a las autoridades y padres de familia; “no debe tolerarse la violencia en ningún espacio”, reiteró.

Hizo hincapié en que falta mucho por hacer, que no pueden ceñirse nada más a lo que dice la Constitución; hay otros marcos normativos para impulsar políticas públicas tendientes a proteger a la niñez, pero también lograr que tengan autonomía en el ejercicio de sus derechos.

Sobre la “Operación mochila”, dejó en claro que como SCJN no hay una posición al respecto. Sin embargo, de acuerdo a su opinión personal, debería existir una ponderación de derechos; la seguridad de la población escolar, prevalece sobre la privacidad e intimidad de la niñez y adolescencia.

Si se llegaran a tomar acuerdos colegiados, con la participación de padres de familia y autoridades educativas, deberán establecerse protocolos muy claros y transparentes, de cómo va a ser el operativo, sin la intervención de la policía, sin que haya un hostigamiento y tampoco una persecución. A la vez, debe cuidarse la privacidad e intimidad de la niñez.

Asimismo, destacó que las familias desintegradas hacen vulnerable el tejido social, de ahí la importancia de solucionar los problemas de las parejas en el momento que se presenten, no dejar que se acumulen hasta que hagan crisis.

El evento, que tuvo lugar a las 10:00 horas en el vestíbulo del Congreso, fue organizado por la Comisión Legislativa del ramo, el DIF Estatal y la CEDH.

A las 18:00 horas, en el Auditorio Ignacio T. Chávez de la UAA, se presentó el libro “Evolución de los Derechos Humanos de las Mujeres en 100 años de la Constitución”, a cargo de la Dra. Leticia Bonifaz Alfonzo, directora general de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos de la SCJN.