Sergio Cuevas Ávila

Hay miedo de las autoridades de aplicar la ley que obliga a los automovilistas a contar con un seguro de responsabilidad civil por ser una medida impopular y que les puede restar votos en las elecciones, señaló el presidente nacional de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, Gerardo de la Garza Ramírez.

En conferencia de prensa tras participar en la asamblea mensual de AMASFAC Aguascalientes, afirmó que a pesar de que a nivel nacional ya existe una legislación que obliga a los vehículos a estar asegurados, lamentablemente la autoridad no la ejerce. “Creo que es una cuestión que es poco popular y va en contra de la generación de votos. Hasta el momento no conozco a nadie que lo multen por no traer el seguro, pero la Guardia Nacional puede exigir el Seguro”.

Afirmó que en algunos estados ha habido esfuerzos, tal es el caso de la Ciudad de México, Querétaro y Monterrey que encabezan la lista de los que más parque vehicular han asegurado. “Querétaro es el primer lugar con 67%, Ciudad de México con 66% y Nuevo León con el 61%, pero esto es más de conciencia social”.

Apuntó que del parque vehicular que circula en Aguascalientes de aproximadamente 800 mil vehículos, solamente el 42% está asegurado y de acuerdo con la estadística de siniestros al 31 de diciembre de 2021, hubo 583 unidades robadas aseguradas, lo que representó un incremento del 22% contra el 2020.

Ante ello, dijo que hay un gran esfuerzo por parte de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), por exhibir los montos que se gastan por las víctimas que se generan en accidentes viales y daños a personas que hoy se tienen que atender en hospitales federales y estatales cuando deberían ser indemnizados por un seguro.

Estableció que el gasto promedio de un accidente es de 18 mil pesos, pero puede ascender hasta en un millón de pesos. “Hay los llamados golpes lamineros que son la gran mayoría que generalmente se dan en un crucero. La persona le habla a los familiares y le llevan sus 5, 10 mil o 15 mil pesos, pero lo delicado es que los Seguros no son para lo chiquito, sino que es para proteger de lo que te puede llevar a la pobreza de forma inmediata, que tu papá se muera cuando es el sostén de la familia, que te enfermes y tengas que vender tu casa para salvar tu riñón, que atropelles a alguien, o choques y te vayas a la cárcel por daños y tengas que hipotecar la casa por un millón de pesos para sacarte de la cárcel”.