Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Revolucionario Institucional, señaladamente la figura de su dirigente, Alejandro Moreno, partió al PAN.
«Le hemos salvado la vida al PRI cuatro veces», objetó ayer el senador Gustavo Madero, del grupo plural pero todavía del blanquiazul.
En el seno de la Comisión Permanente, los panistas se enfrascaron en un intenso debate para decidir si mantienen o no la alianza con el tricolor en Va por México, a raíz de que presentó una polémica iniciativa para prolongar hasta 2028 la permanencia del Ejército en las calles.
A la postre, determinaron no acelerar las cosas y esperar a que esa iniciativa se ventile en el Senado para decidir si se empuja una ruptura definitiva.
De acuerdo con testimonios recogidos tras la sesión, pesó mucho el «factor local», expuesto por el candidato al Gobierno del Estado de México, Enrique Vargas, quien resaltó la necesidad de ir en alianza con el tricolor en las elecciones agendadas para el año próximo.
«El PAN se debate entre dos opciones: mantener una alianza por cuidar el interés de ganar, pero con un socio que no ha garantizado ser confiable y que ha traicionado al partido», resumió Madero.
El ex dirigente enunció en entrevista las cuatro veces que el PAN le ha salvado el pellejo al tricolor: la primera, en 1988, cuando legitimó a Salinas de Gortari en el ejercicio de Gobierno; la segunda, en 2000, cuando el entonces Presidente Vicente Fox acordó con los gobernadores priistas; la tercera, con el Pacto por México, y la cuarta, con la alianza Va por México.
El diputado Santiago Creel, principal asesor de Marko Cortés, líder nacional, propuso esperar a que la iniciativa priista sea desahogada en el Senado.
El ex Secretario de Gobernación explicó que el debate giró entre salvar a la coalición Va por México y la valoración del incumplimiento de la palabra de Moreno. Fue él, de hecho, quien propuso evitar que se empleara las palabras «suspensión» o rompimiento y hacer una convocatoria a diputados y senadores para que retiraran la iniciativa y zanjar la fractura de la coalición.
«Hubo una valoración sobre el incumplimiento de la palabra dada», dijo. Según planteó ante sus correligionarios, en una disyuntiva de esta naturaleza debía «protegerse el bien mayor, México».