Los productores de maguey y sus derivados no han logrado dar el valor agregado a este agave, pues carecen de recursos para reconvertir parte de sus tierras y esto les ha limitado para dar impulso a esta actividad ancestral de la entidad que bien podría ser aprovechada también como parte de los programas agrícolas. Así lo consideró el gerente del Comité Sistema Producto Maguey, Enrique Bañuelos Rayas.
En tanto los productores de maguey para mezcal están a la espera de la resolución judicial para que se reconozca la denominación de origen otorgada por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial pero que fue impugnada por productores oaxaqueños, se esmeran en tratar de obtener alguna ganancia de los derivados del maguey, principalmente el aguamiel y pulque, que lamentablemente siguen siendo consideradas bebidas “corrientes”, cuando tienen un amplio valor nutritivo.
El hecho es que el aguamiel y el pulque no han sido del todo aprovechados y a diferencia de lo que ocurre en otras partes del país, la bebida sólo se encuentra en algunos puntos estratégicos ya identificados por clientes continuos de productores que directamente llegan a la ciudad a venderlo, “pero no hay un sitio donde se expenda la bebida como tal y saborizarla. Hay estados del país en donde en cantinas y bares se ofrece el pulque de sabores, pero aquí es una bebida desaprovechada y menospreciada”.
TIENEN LO SUYO. Tanto el aguamiel como el pulque son muy saludables por tener contenido en proteínas, contiene inulina y esto podría ser aprovechado por la medicina, es un prebiótico natural, estabilizador del azúcar en el páncreas, ayuda a la restauración de la flora intestinal, ayuda a encapsular células cancerígenas en el colon, “no estaría mal hacer promoción de lo que aquí se produce y que la bebida la ingiera más gente”.

CIFRAS DEL SISTEMA PRODUCTO MAGUEY EN LA ENTIDAD:

AÑO        PRODUCTORES
2018        200
2020        334