Alejandra Benítez
Agencia Reforma

CDMX.- Rey, sólo hay uno y es el León.
El cuadro esmeralda fue el mejor del torneo de punta a punta, y ayer lo confirmó al proclamarse campeón, venciendo de manera fácil a unos Pumas que no pelearon con la garra que los puso en la Final y que sucumbieron víctimas de sus errores.
Ignacio Ambriz le ganó claramente la partida a Andrés Lillini, movió sus piezas con maestría, los cambios de los últimos 10 minutos fueron clave para cerrar el encuentro y mantener a raya a los capitalinos.
Con dos goles indiscutibles, fue suficiente para doblegar a los auriazules en la vuelta, alcanzando un global de 3-1, que dio un cierre de oro al cuadro del bajío y que no perdió en su casa, donde fue implacable con los rivales.
El cuadro esmeralda cortó el suministro de balones para la dupla Juan Dinenno-Carlos González, y dejó sin opciones a los visitantes, que poco a poco perdieron forma y fondo en el terreno de juego, sin poder encontrar la jugada que los llevara a emparejar el encuentro.
El guion marcado por Ambriz fue preciso, su equipo impuso condiciones desde el arranque y metió en cintura a Pumas al 11′, con un gol de Emmanuel Gigliotti, quien se convirtió en la pesadilla de los universitarios en la ida y en la vuelta.
Las redes sociales se ensañaron con Lillini por haber decidido poner al arquero Alfredo Talavera, ya que se insistió que en el primer gol pudo haber hecho más.
De lado de La Fiera la salida obligada de Ángel Mena prendió los focos de alerta. Dos minutos después de la anotación, el ecuatoriano presentó un problema muscular que le impidió seguir; Joel Campbell tomó su lugar.
Esto no mermó al León, que mantuvo a Pumas a raya, ahora fueron los de casa lo que mandaron en el terreno de juego.
Lillini trató de corregir el rumbo e hizo ingresar a Juan Manuel Iturbe, pero esta vez el volante no lució ni pudo ser el hombre que cambiara el rostro de los auriazules.
La polémica arbitral salpicó el encuentro, el árbitro Jorge Antonio Pérez Durán no sancionó con roja a Andrés Mosquera quien cometió una fuerte falta sobre Alejandro Mayorga, pero también le perdonó la expulsión a Favio Álvarez, quien le dio un jalón de playera a Luis Montes, y ya tenía amonestación.
Al 82′, Jairo Moreno clavó el 2-0, pero en ese momento Pumas ya estaba muerto, no reaccionó y aunque Talavera se plantó bien para sacar otros tres balones comprometidos, no fue suficiente, el equipo murió sin gol y perdió una Final más para llegar a 9 años sin ganar el título.

León domina y ruge en el futbol mexicano.