En Aguascalientes ya hay empresas que han dejado de entregar bienes y algunos prestadores de servicios igualmente empiezan a estar comprometidos por falta de gasolina para su movilización.
Así lo señaló el presidente de Coparmex Aguascalientes, Raúl González Alonso, al lamentar la inexplicable incertidumbre que prevalece respecto de la evolución en el problema del desabasto de gasolinas para la región.
“El Gobierno Federal envía comunicados en el sentido de que el problema se va a resolver tan pronto como sea posible, pero decir eso y nada es lo mismo, porque puede ser un día o pueden ser 200”, agregó.
En entrevista, dijo que el empresariado local está alarmado porque no se ve que exista una mejoría y en cambio el problema se ha venido agravando, ya que hay días en que casi ninguna estación cuenta con uno u otro combustible a disposición.
González Alonso dejó en claro que el sector está totalmente de acuerdo en el combate al huachicol, y lo que cuestiona es la estrategia, “si es que se le puede llamar así”, pues ha sido una medida “burda que incluso ha caído en la torpeza”.
La exigencia es que se resuelva el problema de desabasto en forma inmediata y que los funcionarios federales den la cara y expliquen tanto los resultados como el tiempo que falta para regularizar el abasto de combustible.
En ese contexto, refirió que hace semanas dejó de haber comunicación con el superdelegado en Aguascalientes, Aldo Ruiz Sánchez, que representa al Gobierno Federal en la entidad. Consideró que una buena comunicación con esa representación es básica, sin embargo ésta ha sido muy limitada y los empresarios desconocen si hay una postura, gestión o compromiso para Aguascalientes, respecto del tema de las gasolinas.
“Es una coyuntura que está generando seria afectación y por lo cual Coparmex está recibiendo esta semana información objetiva para hacer una estimación del impacto de este fenómeno en el desarrollo económico y productivo de la entidad”, concluyó.