En un partido lleno de polémica y un ambiente inmejorable, el Leicester City se coronó campeón de la FA Cup por primera vez en su historia, después de derrotar al Chelsea por un marcador de 1-0.
Uno de los partidos más interesantes de este sábado fue el Chelsea contra Leicester City, ya que además de ser dos equipos que han tenido una gran campaña en la Premier League, estaban disputando un título de por medio, y qué mejor que en la mítica cancha de Wembley y con público en las gradas.
En la primera parte ningún equipo se hizo daño, y la más clara de los primeros 45 minutos fue una jugada en el campo del Leciester con muchos cabezazos y rebotes en el área, que al final no pasó a mayores.
Al 63′ llegó el único gol del encuentro, acompañado claro que su respectiva polémica; y es que, en un intento de salida por parte del Chelsea, Ayoze Pérez recuperó el balón con el brazo, ocasionando el tanto de Youri Tielemans, que con un ‘bombazo’ al ángulo izquierdo adelantó a su equipo.
En los últimos minutos, el Chelsea estuvo acorralando a los ‘foxes’ con varias jugadas en ataque, pero el arquero Schmeichel evitó a cualquier costa el gol de los ‘blues’; Chilwell y Mount estuvieron cerca de marcar pero el capitán danés les dijo que no.
Todo explotó al minuto 88 cuando Chilwell anotó el gol del empate, haciendo estallar a la afición del Chelsea que ya se estaba saboreando los tiempos extra, pero después de la revisión del VAR, se decretó un cerradísimo fuera de juego, anulando el tanto de los azules, ocasionando así la alegría de la afición de Leicester, casi al grado de anotar un gol.
Sin más tiempo añadido, el Leicester se proclamó campeón de la FA Cup por primera vez en su historia; los zorros ya habían jugado otras cuatro finales pero nunca habían logrado quedarse con el título.