Insistirá la Comisión Estatal de Derechos Humanos ante el Congreso del Estado en su recomendación para que se legisle a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, en virtud de que están convencidos de que hay que cumplir con el precepto constitucional, enfatizó su presidente, José Asunción Gutiérrez Padilla.
En tal sentido el ombudsman reconoció que las recomendaciones no son vinculantes, pero consideró que es muy importante homologar las leyes secundarias que se tienen en Aguascalientes, con lo que señala la Constitución y con los Tratados Internacionales que tiene México.
Por lo anterior, dijo que aspira a que sí se den los matrimonios igualitarios en Aguascalientes, por ello es que hizo la recomendación a los diputados del Congreso del Estado, “porque así debe ser, tenemos muy claro que las personas tienen derecho a libre desarrollo de su personalidad y en consecuencia pueden decidir y vivir como ellos crean conveniente, no se trata de cuestiones de moral, sino de cuestiones de legalidad y está ordenado en la Constitución, está previsto en los tratados internacionales y la Corte se ha pronunciado en ese sentido”.
Por tal motivo, Gutiérrez Padilla reiteró que le corresponde al Congreso del Estado legislar en la materia, toda vez que los matrimonios igualitarios ya se están dando en Aguascalientes, “el problema es que los hacen rodear, las personas tienen que ampararse y obviamente han cuidado las autoridades del estado que no se junten cinco resoluciones para que no constituya Jurisprudencia y sea obligatorio”.
Sobre la recomendación girada en días pasados a los Ceresos y ante los señalamientos del Secretario de Seguridad Pública Estatal de que no son ciertos, el ombudsman puntualizó que la revisión se hizo con gente de la visitaduría de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se registró lo que se encontró el día de la visita, describiendo las irregularidades enlistadas, aclarando que las recomendaciones son de buena fe, para que se arreglen las cosas.
“Puede que ya se hayan reparado algunos puntos de la recomendación, las personas privadas de su libertad tienen restringido su derecho a la libertad pero no a la salud o a la alimentación, en la recomendación hablamos que había hacinamiento en un módulo, no en el Cereso en general. El tema del agua se debe regularizar, el tema de los patios donde reciben visitas familiares que no tienen sombra para resguardarse del sol o de la lluvia; con cosas así obramos de buena fe, queremos que se respete la dignidad de los internos y de quienes los visiten”.