Desde que se importó a México el outsourcing (neologismo del inglés: out, fuera y source “fuente”), hay defensores y detractores de esta medida, que en esencia significa subcontratación, tercerización o externalización, sistema que es utilizado por las empresas para que otra se encargue del cumplimiento de algunas tareas o servicios internos, principalmente el pago de la nómina y el control de los trabajadores, hecho que ha propiciado que los empleados, cuando requieren o reclaman derechos laborales, se encuentren en el limbo.
Regularizar la situación ha sido un esfuerzo frustrado de varias administraciones federales, por lo que la actual plantea eliminarlo, lo que ha propiciado el rechazo de diversas porciones, al considerar que es una figura necesaria ya que aligere la función empresarial y por lo regular asume compromisos jurídicos.
No obstante, hay patrones que se desligan de toda obligación con su personal, remitiéndolos al outsourcing, pero este tampoco se hace cargo de los deberes que fija la Ley Federal del Trabajo, principalmente que el personal esté registrado ante el Seguro Social, el Infonavit, el SAR y pagar las prestaciones de ley, como aguinaldo o indemnización en caso de ser dado de baja de manera injustificada, entre otras.
El dirigente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, José Alfredo Franco Hernández, calificó la propuesta del presidente de la República de “mediática, electorera y carente de fundamentos”, por lo que se inclina para que el outsourcing se mantenga como está. Es algo que se creó en el gobierno de Vicente Fox y desde entonces se han hechos reformas a las leyes para atacarlo, como la aplicación de diversas medidas, entre ellas la presentación de avisos trimestrales al IMSS y al Infonavit, obligaciones para presentar informes al SAT en una plataforma que nunca funcionó en la reforma fiscal de 2018 y en la reforma fiscal del año pasado, así como la retención del IVA del 6% para las operaciones de la subcontratación, etc.
Frente a esta realidad, subrayó Franco Hernández, “hay que decirlo, desde los sexenios panistas y priista de Peña Nieto y ahora con los morenistas, es un tema que no le entienden, no han sabido regular y han hecho una serie de reglas deplorables, lamentables o muy criticables”.
Para el Colegio de Contadores el outsourcing es una figura legal “muy valiosa”, puesto que hay empresas de este sector “donde quien es empleado paga todas sus cuotas perfectamente y busca que cuando se coloca algún trabajador en una empresa bajo la subcontratación y no pueda ya laborar, simplemente es recolocado en otro lado”.
Se inclinó porque desaparezca el outsourcing ilegal, puesto que este afecta a los trabajadores y al erario, “pero no es tan sencillo como decía (el presidente), hago una reforma y ya lo voy a eliminar”, es preferible esperar y no dejarse ir por las declaraciones a los medios como se hace en Palacio Nacional.
En el sector patronal consideran que eliminar el outsourcing arrastraría una serie de problemas, como el desempleo a mediano plazo, y en lo inmediato de quienes son parte de las empresas prestadoras de servicios. En todo caso, se requiere “establecer normas claras a fin de que no exista el abuso desmedido por parte de algunas empresas que han incurrido en fallas” y fijar normas para una mejor regulación por parte de las autoridades.
Los que están en contra de esa figura aducen que está desacreditada, que los trabajadores al recibir su pago de la subcontratante no sienten lealtad hacia la empresa en que trabajan, en muchos casos hay decadencia en las condiciones laborales y en ocasiones podría prestarse para el espionaje industrial.
Los puntos de vista de quienes están a favor y en contra del outsourcing se manifiestan cada vez que se actualiza el tema y que se pretende una reforma legal, por lo que ahora nuevamente aparecen sobre la mesa, lo que de no haber el cambio que promete el mandatario nacional volverá a ser más de lo mismo.

VIVERO DE ILUSIÓN

Es factible, amigo lector o lectora, que alguna vez haya acudido a un lugar donde venden plantas y con solo mirarlas se embelesa por la variedad que tiene a la vista, lo que en sentido figurado vive el político que ve su nombre en una lista de posibles candidatos a un cargo de elección popular, ya que la sola mención le permite barajar las posibilidades que tiene y hasta darse el lujo de escoger por el que más le conviene, o en donde exista menos competencia.
La publicación que hizo el Colegio de Economistas de Aguascalientes de los 12 posibles candidatos a aparecer en las boletas de junio 2021, es algo así como una canastilla de sueños, que asemeja más un madruguete a las empresas encuestadoras, esto es, hacerlo ahora antes de que nos la ganen.
Según los indagadores, el más conocido es el ex candidato a la alcaldía Arturo Ávila, con 34.9% y en segundo lugar colocaron a Nora Ruvalcaba Gámez con 30.3%, pese a que por razones de trabajo tiene casi dos años fuera de Aguascalientes; el tercer casillero lo ocupa la regidora priista Citlalli Rodríguez González con 26.1%, luego el perredista Iván Sánchez con 24.8% y el quinto puesto el panista Jaime Gallo con 23.1%.
Los siguientes lugares los dominan Raúl Silva, 22.2%; Enrique García, 22.1%; Leonardo Montañez 20.7%, el diputado y líder estatal del PAN Gustavo Báez con 19.8%; el priista Israel Tagosam 19.2%; Paulo Martínez 13%, y Manuel Cortina 12.2%.
Para un político, o quienes dicen serlo, es muy importante que se le mencione (“hablen bien o mal de mi, pero hablen, porque quiere decir que existo”), por lo que el solo hecho que los economistas los incluyan en el listado ya es ganancia, es algo así como de aquellos que cada vez que hay un proceso electoral se inscriben como precandidatos y aunque saben que son nulas sus posibilidades lo importante es abultar el currículum. El mejor ejemplo es de quien ha sido aspirante a la gubernatura, a la presidencia municipal, a diputado federal y a senador, pero sólo le ha alcanzado para ser diputado local y regidor, sin embargo al estar registrado en alguna de esas posiciones le ha permitido ser tomado en cuenta en las reuniones de los precandidatos y hacer amarres para luego incrustarse en alguna nómina oficial.
Asegura Jael Pérez Sánchez, ex presidente estatal del Colegio de Economistas, Jael Pérez Sánchez y actual vicepresidente de la Federación Nacional de Economistas, que el sondeo estuvo a cargo de Servicios de Consultoría y se llevaron a cabo 759 entrevistas “cara a cara” en el municipio capitalino y curándose en salud afirmó que “ninguno de los aspirantes pagó por esta encuesta de opinión 2020”; se incluyó a la alcaldesa María Teresa Jiménez, que recibió una opinión favorable de 60.2%.
Habría que mencionar que ningún partido ha dado a conocer la convocatoria de registro de aspirantes, por ende no los hay y por lo mismo los ciudadanos no definirían quienes están mejor posicionados ya que los nombres que hay en el tablero son sólo de aquellos que por sí mismos se promocionan o que permanecen en la imagen colectiva, como sería el caso de Nora Ruvalcaba, por lo que habrá que esperar que se abran las apuntaciones para entonces sí, que los futuros votantes tengan una idea de quienes son los que pretenden ser los redentores sociales.

EXPORTACIÓN

Afirmar que México no es capaz de vender ideas al extranjero es negar la sagacidad nativa, tan es así que el “voto por voto y casilla por casilla” que se promocionó con tanto ahínco en 2006, la aplica hoy Donald Trump, con la esperanza que volver a contar los votos o invalidar la elección de EU le asegure mantenerse en la Casa Blanca. Lo único que le falta es recibir asesoría de cómo invadir por más de cinco semanas las principales avenidas de Washington, Nueva York y Filadelfia para presionar al Colegio Electoral, pero esto se puede arreglar con un telefonazo entre amigos. Lo cierto que difícilmente va a lograr sus fines, pero el escándalo que se trae le da oportunidad de seguir fantaseando que podrá alargar su mandato.