Legalidad y capacitación son los factores fundamentales para que el servicio notarial que se presta a la sociedad sea honesto, eficaz y eficiente, como lo demandan y merecen los usuarios, señaló el notario público Arturo Orenday González.
En tanto ambos estén presentes, no hay detrimento en el ejercicio de la fe pública y la sociedad puede confiar en que se le atenderá tal y como lo requiere para tener certeza en su patrimonio, agregó.
En entrevista, dijo que la legalidad se imprime a partir del ejercicio de la atribución del Ejecutivo estatal para el otorgamiento de fíats conforme a tres principios: el poblacional que, de acuerdo a la última actualización censal del INEGI, arroja que hay espacio para 73 fedatarios.
El segundo es el cumplimiento de los requisitos marcados en los artículos 89 y 90 de la Ley del Notariado del Estado, con la documentación completa que ahí se señala y, el tercero, tiene que ver con la apreciación de idoneidad que hace el Ejecutivo en atención a la temporalidad de las solicitudes presentadas.
En ese sentido, dejó en claro que hasta el momento no se ha excedido la cantidad señalada, por lo que de ninguna manera se ha transgredido la ley.
Respecto de la trayectoria de los nuevos notarios, señaló que, si tienen experiencia está bien, de lo contrario es el Colegio de Notarios de Aguascalientes la instancia que brinda una intensa capacitación que garantice un servicio de fe pública profesional.
Esa es la trayectoria del Colegio, recalcó, al tiempo de reiterar que Aguascalientes puede estar tranquilo, pues con legalidad y capacitación, el servicio notarial se presta bien y genera confianza.
Consideró que el ruido que ha surgido en días recientes por nuevos fíats notariales tiene que ver más con las personas que con la legalidad, pues esa estaría a salvo, en tanto, la capacitación se fortalecerá mientras ingresen al gremio y a través del Colegio, se incorporen a esa formación permanente que tienen los fedatarios del estado.