Con el tiempo que apremia, el gobierno del estado hace lo necesario para concluir la ampliación del paso a desnivel de la avenida Adolfo López Mateos poniente, lo que obliga a mantener un marcaje muy severo sobre las empresas contratistas que deben entregarla antes de que comience la Feria Nacional de San Marcos.

El problema radica en que este programa no es de la actual administración sino uno de los que dejó el gobierno anterior, pero que obligadamente debe terminarse y es algo que se hace más presente por estar en el corazón del paso vehicular, por lo mismo todos los días es visible para miles de personas.

Algo similar ocurre con el ayuntamiento capitalino, que recibió diversas obras comenzadas y ahora debe terminar, principalmente en la calle Primo Verdad, que al estar cerrada genera embotellamientos que abarcan varias cuadras a la redonda y a las “horas pico” llega hasta el primer anillo.

En el último año de su gestión, el ex gobernador José Carlos Lozano de la Torre aseguró que ninguna obra quedaría inconclusa, comprometiéndose inclusive a que estaría listo el nuevo Hospital Miguel Hidalgo, pero se llegó el 30 de noviembre y lo más que hizo fue informar que dejaría los recursos necesarios para que las finalizaran.

Al común de los ciudadanos no le importa quien las inició sino que se haga con la mayor rapidez, exigencia que recae sobre el actual titular del Poder Ejecutivo, Martín Orozco Sandoval, que ha seguido de cerca el avance de cada labor.

En el caso de la avenida López Mateos ha provocado un desajuste de pronóstico, porque la única vía para continuar hacia el poniente es la calle Guerrero y que al ser muy estrecha el avance se hace muy lento al tener que desembocar en la glorieta a Benito Juárez, lo mismo ocurre con los autobuses urbanos que circulan de poniente a oriente y deben hacerlo por la calle Nieto, luego tomar una cuadra de Guerrero y volver a López Mateos para seguir su ruta.

Hay quienes afirman que no terminarán para la Feria de San Marcos, por lo que únicamente se abrirá durante la misma y reanudarla después, algo que ya ocurrió hace uno año en el mismo tramo que hoy se amplía, no obstante el gobierno sostiene que sí estará lista y ojalá que así sea.

En el caso del ayuntamiento, al ex alcalde Juan Antonio Martín del Campo se le ocurrió iniciar obras en el último trecho, con la creencia que terminaría el trienio a tambor batiente, pero lo cierto es que dejó una sucesión que debe concluir la alcaldesa Teresa Jiménez, además de darle respuesta a los perjudicados directamente, entre ellos los vecinos, comerciantes y profesionistas, que deben caminar entre escombros para entrar y salir de su residencia, oficina o negocio.

Cada vez que ocurre lo descrito se habla de vigilar para que ningún gobernador o presidente municipal deje obras y servicios inacabados, pero como siempre las promesas se las lleva el viento, por lo que ya es momento que los diputados se pongan a trabajar y creen las condiciones legales que permitan fincar responsabilidades, sólo así entenderán que las necesidades colectivas están por encima de los proyectos personales.

APRECIO SIN LÍMITES

Como el agua cristalina que invita a ser bebida para hacerle bien al cuerpo, son los seres humanos que pasan por este mundo dando muestra de rectitud y moderación y después de rendir cuentas al Creador reciben el justo reconocimiento de sus congéneres, en un directo llamado a seguir su ejemplo.

Esto fue, justamente, lo que se vivió el viernes en el homenaje a don Héctor Manuel del Villar Martínez, fallecido el pasado 4 de febrero a la edad de 79 años, que reunió a ex presidentes municipales del PRI y el PAN, como testimonio de que más allá de ideologías, siglas y colores se debe honrar a quien demostró en los hechos que el servicio público se puede ejercer sin partidismos ni favoritismos, sólo pensando en el beneficio de los ciudadanos.

Del Villar Martínez fue alcalde por el Partido Revolucionario Institucional, de 1987 a 1989, período en el que puso en marcha el programa de los contenedores que cambió el sistema de recolección de basura, el cual fue replicado en otras partes de la República; también cuidó el crecimiento armónico de la ciudad y el medio rural que permitió cambiarle el rostro a colonias y comunidades. Además asumió como una causa personal sacar de la oscuridad a jóvenes y adolescentes víctimas del alcoholismo y la drogadicción, por lo que hasta el último día estuvo muy cerca de los Centros de Integración Juvenil.

En el homenaje que tuvo lugar en los patios de palacio municipal, ante la urna y una fotografía de don Héctor, estuvieron los ex alcaldes del PRI Fernando Gómez Esparza, Adrián Ventura Dávila y Francisco Gabriel Arellano y del PAN Martín Orozco Sandoval, Alfredo Martín Reyes Velázquez y Juan Antonio Martín del Campo.

Hicieron una guardia el actual gobernador Martín Orozco y la alcaldesa Teresa Jiménez, acompañados de la señora María del Refugio de Del Villar, ante la presencia de sus hijos Héctor Manuel, Claudia Elena, Luis Raúl, Lucrecia, Nora, Georgina y Mauricio.

A nombre de quienes colaboraron con el ex edil habló el ingeniero Jorge Antonio Ortega de León, quien fuera director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CAPAMA), recordando varios pasajes de su vida, tanto en el ámbito profesional como público.

Como una evidencia plena de la calidad humana de don Héctor del Villar, Martín Orozco recordó que cuando él fue presidente municipal le compartió sus experiencias y siempre recibió su apoyo generoso, principalmente la forma de eficientar el presupuesto para hacer más con menos.

DESCUIDO CÍVICO

Cualquiera que sean los motivos, trátese del efecto Trump, del “gasolinazo” o de la situación económica, pero la cuestión es que el Centenario de la Constitución General de la República pasó de noche para la mayoría de los mexicanos.

Sólo en las cúpulas se le dio espacio, con mensajes que invitaban a la unidad y a la participación en las tareas nacionales, o con programas en las televisoras culturales que tuvieron poca difusión, por lo que aún cuando hubo una riqueza académica que pudo ser aprovechada en los canales abiertos, lo cierto es que no llegó al grueso de los habitantes.

En Aguascalientes quedó en el olvido la tradición de organizar concursos de oratoria y declamación que tenían lugar en instituciones educativas de todos los niveles, lo mismo que en los partidos políticos y clubes de servicio.

A partir del año 2000 se marginó la educación cívica de los programas oficiales, lo que quiso retomarse en los últimos años, pero todo indica que quedó en el intento, porque si un tema de tanta importancia como son los 100 Años de la Constitución no atrajo la atención de las autoridades menos lo será otros de menor envergadura, pero que son igual de necesarios en la formación de los niños y jóvenes, que conozcan el origen, sustento y desarrollo de la Patria, de quiénes participaron en cada etapa, qué hicieron, cuál fue su esfuerzo, sacrificio y labor y los beneficios que hoy se gozan.

En lugar de ser partícipes y fomentar este tipo de actividades, hay un intenso – y hasta obsesivo – interés por elevar a su máxima potencia todo lo que sucede en torno en el mundo del narcotráfico, por lo que la atención y el interés de la nueva generación fija como modelos a los hombres y mujeres que la televisión comercial convierten en héroes.

Si hubiera voluntad de cambiar ese tipo de ideales todavía puede organizarse una serie de programas que permitan acercar a la población a lo que significó la Constitución de 1917 y qué ha representado este período, que se entienda que por encima de todo le dio orden, estabilidad y destino al país, y aún cuando falta mucho por hacer está en cada uno de los habitantes contribuir para que México siga adelante, pero esto será posible en la medida que se penetre en los distintos pasajes de la Carta Magna, sin lugar a dudas al mayor documento que tiene la República.

TIEMPOS DE UNIDAD

El apoyo al gobierno en las acciones que tengan lugar es hacerlo por el país. Sea o no del agrado de quienes se cobijan con el manto del rechazo y enarbolan toda clase de pendones, el Presidente de la República representa a la nación y a cada uno de los mexicanos, por lo que estos momentos reclama compromiso, participación y cumplimiento.

La convocatoria que de manera reiterada hace el titular del Poder Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, a mantener la unión y firmeza, a trabajar juntos en un solo frente y hacerlo por encima de las diferencias legítimas y normales en toda sociedad, tiene que ser atendida.

Al inaugurar la Exposición Constitución Mexicana 1917-2017, Imágenes y Voces, en Palacio Nacional, subrayó que todo ello debe hacer reflexionar que debe ser el objetivo supremo de construir una patria, hacer una mejor nación, pensar en todos los mexicanos y eso “nos convoca a ese sentimiento de unidad, de fraternidad y de gran solidaridad entre todos los mexicanos”.

La Carta Magna, afirmó, “enmarca los grandes objetivos que como sociedad tenemos para vivir una República de paz, de armonía, que depare a sus ciudadanos oportunidades de desarrollo, de mayor igualdad social, de justicia y de vivir en esta República al amparo de un régimen democrático.

“Esto es lo que a final de cuentas está inscrito en nuestra Constitución, que a 100 años de haberse elaborado, estamos celebrando y conmemorando”, sostuvo en presencia de funcionarios, legisladores e invitados, ante quienes mencionó que la Ley Suprema establece con toda claridad cuál es la manera de organizar el ejercicio del poder, e invariablemente reafirma nuestra vocación y condición republicana.

Previamente, en la celebración por el Centenario de la Constitución que tuvo lugar en Querétaro, Peña Nieto reconoció que esta fecha tan especial para los mexicanos se da en una coyuntura difícil, donde se han mezclado desafíos del exterior con retos del interior, por lo que consideró “hoy nuestra nación, como pocas veces en su historia reciente, está a prueba”.

Especificó que las decisiones que se tomen definirán el presente y futuro de los mexicanos y llamó a deponer las diferencias en favor del bien colectivo, como los constituyentes de 1917: “México exige de nosotros unidad, unidad no alrededor de una persona o un gobierno, sino unidad en torno a los valores de la Constitución como soberanía, libertad, justicia, democracia e igualdad”.

Al presidir la ceremonia en el Teatro de la República, el gobernante alertó que los sentimientos de frustración, temor e incertidumbre se han extendido y agudizado en todos los continentes ante un contexto cada vez más volátil y cada vez más complejo, “este ambiente de desencanto y preocupación es también un llamado de atención para nuestro país, hoy nuestra nación, como pocas veces en su historia reciente, está a prueba, vivimos momentos cruciales, momentos en que se han conjuntado desafíos del exterior con retos del interior. Son tiempos de decisiones, decisiones que no sólo van a determinar nuestro presente, sino también el futuro de nuestros hijos y el de las próximas generaciones, son tiempos que llaman a la unidad, unidad en lo esencial, unidad como sociedad, como nación, unidad para encontrar juntos las soluciones a las exigencias de nuestro tiempo”.

Subrayó que de la respuesta que tengan los mexicanos y de la unidad que preserven dependerá el bienestar de México, en este sentido “recordemos el ejemplo de los Constituyentes, ninguna de sus diferencias les impidió concretar el proyecto colectivo que necesitaba el país para reconciliarse”

LEALTAD Y ADHESIÓN

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Cepeda, ratificó la lealtad de las Fuerzas Armadas a México y exhortó a cerrar filas en torno al Presidente de la República, en emotiva ceremonia que recordó el 104 aniversario de la Marcha de la Lealtad, cuando el presidente Francisco I. Madero fue escoltado por cadetes del Heroico Colegio Militar desde el Castillo de Chapultepec a Palacio Nacional.

El general Cienfuegos, único orador, destacó que “cerremos filas en torno a nuestro Presidente, respondiendo al llamado que nos hizo el pasado 30 de enero, al señalar que la unidad nacional debe ser la piedra angular de nuestra estrategia y acciones hacia adentro del país y hacia el exterior y nos debe dar un aliento para trabajar con más energía”.

Resaltó que “nuestra lealtad con honor es compromiso y siempre será a la Constitución, al pueblo de México y a sus instituciones” y dejó en claro que la lealtad e institucionalidad de las Fuerzas Armadas son auténticas y permanentes, “sin contradicciones, sin engaños, sin mentiras, sin condiciones”, ante cualquier eventualidad se encuentran listas para hacer frente a lo que sea necesario “siempre al servicio de este gran país, siempre al servicio de los mexicanos y de sus instituciones”.

MEZQUINDAD POLÍTICA

Una de las fechas más trascendentales de esta época fue la que tuvo lugar el pasado 5 de febrero en la ciudad de Querétaro, en que se celebró el Centenario de la Constitución General de la República, lo que era un motivo más que suficiente para reunir a los máximos representantes del país, sin embargo hubo ausencias que, una vez más, demostró que pueden más los cálculos políticos que una definición de unidad.

Ante las acometidas del gobierno de Estados Unidos, en el exterior están muy atentos al comportamiento de los mexicanos, por lo que cualquier hecho contrario es magnificado a favor de quienes agreden al país.

De acuerdo a la relación que elaboró El Universal y publicada el día 7, a la que denominó “la lista del desaire”, entre los que no acudieron fueron los presidentes del PAN, Ricardo Anaya Cortés; del PRD Alejandra Barrales Magdaleno; del PMC Dante Delgado Rannauro; de Morena Andrés Manuel López Obrador y Hugo Eric Flores Cervantes, del PES. Tampoco concurrieron los gobernadores de Baja California, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Quintana Roo y Zacatecas.

La inasistencia le dio más valor al mensaje del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, al advertir que no serán “líderes preponderantes”, factores económicos o políticos ni circunstancias coyunturales lo que determinará la fuerza del cambio en el país.

Ante los titulares de los poderes Ejecutivo y Legislativo, enfatizó que si los mexicanos realmente quieren seguir creciendo como una gran nación y ser reconocidos como tal “debemos empezar por estar conscientes de ello, de estar verdaderamente orgullosos de ser mexicanos, no puede haber progreso si nos mentimos a nosotros mismos, si no confiamos en nuestra propia grandeza, que sin duda tenemos”. A los habitantes en general les recapituló que “nos debe unir el conjunto de principios y valores constitucionales rectores que las circunstancias nos exigen” y tener presente que la Constitución es la plataforma, la base real y jurídica de nuestra existencia. “Con ella nos decidimos a ser México, Por ella somos México”.

La exhortación es un llamado a la conciencia de los que a últimas fechas convocan a reuniones para proponer fórmulas que “salven” al país, que al ser de tipo tendencioso sólo atrae a sus pares, dispersión que evita llegar al verdadero diálogo nacional en el que no exista condiciones, impedimentos ni limitaciones, únicamente el propósito de hacer lo mejor por México.

GRAVAR REMESAS

El planteamiento de Donald Trump de construir un muro entre Estados Unidos y México y que lo pague este país – a lo que se ha opuesto enérgicamente el presidente Enrique Peña Nieto -, tomó un nuevo rumbo con la iniciativa que presentará el congresista republicano por Alabama, Mike Rogers, de que se imponga un impuesto del 2% en las remesas que los mexicanos envían a sus familiares.

“Intento presentar una legislación, la Ley de Financiamiento Fronterizo 2017 (Border Funding Act of 2017) que pondría un impuesto de 2 por ciento a esas remesas como Western Union y MoneyGram. Esto generaría cerca de mil millones de dólares al año”, dijo el legislador.

Con lo que se recaude será posible pagar la barrera que el mandatario estadounidense se ha comprometido a edificar entre ambos países y que tendría un costo estimado entre 12 mil y 15 mil millones de dólares.

Lo que no explicó Rogers es si el tributo sería aplicado únicamente a los mexicanos o a todos los que envían remesas a otros países, que tan sólo las que reciben en naciones de América Latina ascienden anualmente a cerca de 30 mil millones de dólares.

“Queremos que los latinoamericanos, en particular México, ayuden a pagar (el muro)”, de lo cual no hubo pronunciamiento de la Casa Blanca, pero es algo que está latente y ha motivado a los emigrados a enviar sus ahorros a la familia que se encuentra en México, temor que también viven los procedentes de Centroamérica.

Mientras que Trump insiste en comparar a los trabajadores migrantes con los cárteles del narcotráfico, por lo que dispuso mediante decretos “políticas que abarquen de manera integral la inmigración ilegal, el narcotráfico y la delincuencia violenta”, el Centro de Detección de Terroristas del FBI concluyó en unos informes, que datan de abril de 2004 a agosto de 2016, que más sospechosos de terrorismo intentan ingresar a EU por Canadá que a través de México.

En un despacho de la agencia Notimex, indica que en el portal noticioso The Daily Beast, muestra que el número de encuentros con presuntos sospechosos de terrorismo en los cruces fronterizos fue más alto en los estados cercanos a Canadá que en aquellos limítrofes con México. “Estamos buscando la dirección equivocada”, señaló a The Daily Beast un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional que quiso mantener el anonimato, “no quiere decir que México no sea un problema, pero los verdaderos malos no vienen de allá, al menos no todavía”, añadió.

Por su parte el senador demócrata por Michigan, Gary Peters, expresó: “A menudo escuchamos acerca de las preocupaciones de seguridad en la frontera sur, pero las malas personas que quieren ingresar a nuestro país siempre buscarán el camino de menor resistencia”.

Según los reportes, en agosto de 2016, más del doble de individuos en las listas de presuntos sospechosos de terrorismo fueron encontrados tratando de ingresar a Estados Unidos, a través de los cruces terrestres en los estados del norte del país que en las entidades de la frontera mexicana.

Trump se niega a darle crédito a los informes de sus propias agencias porque hacerlo sería tanto como reconocer que está equivocado, que ha mentido desde la campaña política, por lo que prefiere seguir firmando decretos sobre seguridad nacional como una forma de demostrar firmeza, no obstante que las acusaciones tengan bases endebles y que únicamente busca violentar el estado de derecho internacional y anular las vías diplomáticas.

DESBALANCEAR A MÉXICO

De manera clara el premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, resumió que la estrategia de Donald Trump es debilitar y avergonzar al Presidente de México, por lo que es importante que México tome en serio al presidente de Estados Unidos que busca hacer las cosas que dice que va a hacer.

“La estrategia básica de Trump es sembrar disentimientos, su estrategia es sacarlos de balance, es debilitar al otro lado, entonces es por eso que ahora está tratando de avergonzar al presidente Enrique Peña Nieto, para debilitarlo. Ustedes deben entender: es una persona muy nefasta. Ve todo como un juego, un problema de negociación de suma cero, donde ‘yo soy más fuerte haciéndote más débil”.

El economista destacó: “¿Cómo responder como país a Trump para mantenerse unidos?, no debilitando a Peña Nieto, en estos dos años” y la mejor forma de resistir los embates del multimillonario es que México tenga una economía diversificada y reducir la dependencia del mercado estadounidense. “Deben diversificarse, dependen demasiado de los Estados Unidos. Se puede culpar por depender demasiado de Estados Unidos, pero también el mundo entero dependió de Estados Unidos como el pilar del crecimiento de la posguerra. Entre más fuerte sea su economía más resistentes podrán ser”, sugirió el Nobel de Economía.

El planteamiento de Stiglitz concuerda con lo manifestado por el empresario mexicano Carlos Slim, quien apuntó que la forma de actuar de Trump es que si te ve débil, te destroza, si te ve fuerte, negocia, lo que tiene que ser asimilado en México para encausar los acuerdos de todo tipo que tenga con el gobernante del vecino país.