La pandemia también ha pegado a la lactancia materna derivado de la desinformación y el miedo, provocando una afectación directa a los bebés, resaltó María Teresa Ortega Padilla, presidenta de la Liga de la Leche Internacional México en Aguascalientes, quien negó que el amamantar pueda contagiar de COVID a los niños.

La activista social reconoció que desde la aparición del COVID-19 en México y en Aguascalientes, muchas madres han dejado de amamantar a sus hijos e incluso cuando los bebés nacen son separados, sin que haya una base científica o evidencia y sí están afectando a la lactancia materna. “No hay que caer en el miedo, porque esta mala información nos está llevando a tomar decisiones que no tienen ninguna evidencia”.

Resaltó que conforme se ha ido conociendo al coronavirus a lo largo de estos meses, varios estudios médicos y científicos han llegado a la conclusión de que no hay riesgo de que el COVID-19 pase a través de la leche materna y lo que se han encontrado son anticuerpos. “Si una mamá tiene COVID y está en una situación física y en posibilidad de seguir amamantando, la recomendación es el lavado de manos y el uso de una mascarilla y puede continuar amamantando. Si se encuentra en una situación incómoda que no esté muy dispuesta, entonces a la mamá se le recomienda la extracción de leche y se le da al bebé, pero no hay paso del COVID a través de la leche materna y tampoco en la mamá embarazada no hay transmisión vertical”.

Ortega Padilla dio a conocer el programa de actividades con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 que tendrá lugar del 1 al 7 de agosto de manera virtual a través de su página de Facebook Liga de la Leche México mediante la plataforma Zoom, donde participará el reconocido pediatra español Carlos González, quien impartirá la conferencia titulada: Rabietas, Berrinches y Pataletas, la cual es abierta al público de manera gratuita. “Como cada año, a través de este evento, buscamos sensibilizar a la sociedad sobre dicha práctica en favor de los niños y que en el caso de México sigue siendo un país bajo en los índices de lactancia”.