Un adolescente de 16 años de edad, quien padece problemas de depresión, tuvo que ser auxiliado por paramédicos de la Coordinación Municipal Civil luego de que atentara contra su vida. Afortunadamente, la pronta intervención de las autoridades evitaron se consumara una nueva tragedia.
El número de emergencia atendió el reporte en el que solicitaban la participación de las autoridades, luego de que al interior de un domicilio ubicado en la calle El Turicate, en el fraccionamiento Ojocaliente III, se encontraba un adolescente que se había provocado de forma intencional diversas heridas en los brazos. De esa manera, los oficiales se trasladaron a la dirección del reporte, en donde al llegar lograron brindarle los primeros auxilios hasta que arribaron los paramédicos.
Al controlar la situación, los paramédicos determinaron que el joven no requería ser trasladado a ningún nosocomio. Siendo finalmente orientado junto con su padre de recibir atención médica profesional.