El paso que ha tenido el Atlético de Madrid en LaLiga no se ha podido repetir en la Champions al menos en la primera vuelta de la fase de grupos que, aunque los tiene en zona de clasificación a octavos de final ha quedado a deber en cuestión de resultados. En actividad de la tercera jornada los colchoneros visitaron Rusia para chocar ante el Lokomitiv, Moscú en un encuentro en el que recibieron una cucharada de su propia medicina con el conjunto ruso tirado atrás los 90 minutos defendiendo su arco con todos los jugadores, algo que suele hacer Simeone cuando enfrenta a rivales más poderosos.
Aunque el Lokomtiv esperaba en su arco trataba de generar contragolpes rápidos que en más de una ocasión generaron peligro en la meta de Oblak. Al 16 llegó la primera clara con un tiro lejano de Saúl Ñíguez que el arquero Guilherme atajó con manotazo mandando a tiro de esquina. En ese corner se rompió el empate cuando Héctor Herrera tomó un rebote mandando excelente centro a primer palo en donde el uruguayo José María Giménez remató de cabeza venciendo al arquero.
Todo parecía indicar que el Atleti tendría control de partido, pero en la siguiente jugada el VAR determinó una mano dentro del área por parte de Herrera que fue algo polémica. El balón pegó primero en el pecho y después en la mano aún así se señaló la pena máxima que Antón Miranchuk hizo efectiva engañando a Oblak cobrando cruzado para empatar el partido.
De ahí en adelante fueron casi puras llegadas del conjunto madrileño, una de las más claras al 30 cuando con una gran triangulación Ángel Correa quedó de frente al arco sacando derechazo con efecto que se estrelló en el travesaño. Luis Suárez tuvo varias, la más clara al 52 cuando Joao Féliz hizo varios amagues dentro del área y centró con potencia, Suárez remató con una paloma muy forzada que el arquero logró controlar.
Minutos más tarde Joao Félix enganchó desde la izquierda para pegar un tiro con efecto que buscaba el ángulo superior derecho del arco, Guilherme reaccionó con una impresionante parada a mano cambiada. La más cercana llegó al 62 con un tiro libre que Koke remató de cabeza, el balón pegó en el palo y en Suárez la mandó al fondo, pero el uruguayo estaba en fuera de lugar.
Por más que insistió el Atlético no pudo romper la muralla rusa que aguantó los embates españoles consiguiendo un empate a un gol que les supo a gloria. Los rojiblancos llegaron a 4 puntos ubicándose por detrás del Bayern Munich que va perfecto.