Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Diferencias con las políticas de la llamada Cuarta Transformación (4T) han provocado que Secretarios de Estado y funcionarios federales hayan renunciado al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este miércoles, el Mandatario oficializó la renuncia del titular de Semarnat, Víctor Toledo, quien aseguró que deja el cargo por motivos de salud.

Sin embargo, hace casi un mes, se reveló el audio de una reunión en el que habló de pugnas internas, de que el Gobierno de la 4T no tiene un objetivo claro, que está lleno de contradicciones y que existe una lucha de poder al interior del Gabinete.

“Toda nuestra visión (de transformación) no está para nada en el resto del Gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del Presidente”, dijo Toledo en esa reunión.

Antes que él, el pasado 23 de julio, Javier Jiménez Espriú renunció a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Al formalizar su salida, dejó en claro su desacuerdo con la decisión del Presidente de entregar el control operativo y administrativo de los puertos del País a las Fuerzas Armadas.

“Lamento profundamente no haber tenido éxito en transmitirle mi convicción y mi preocupación sobre la grave trascendencia que considero tiene esta medida para el presente y el futuro de México, tanto en lo económico como en lo político”, planteó Jiménez Espriú, a su salida.

Pero las diferencias con las políticas de la Administración han cobrado las bajas de otros funcionarios, casi desde que comenzó el actual Gobierno.

En febrero del 2019, a dos meses de gestión de la Administración de AMLO, renunció Clara Torres, entonces responsable de las Estancias Infantiles, luego de que el Presidente canceló la aplicación de ese programa.

En abril de ese año dejó la Administración el subsecretario de Turismo Simón Levy, aunque sin explicar los motivos. Para el mes de mayo, Patricia Bugarín, subsecretaria de Seguridad, anunció que dejaba el cargo y argumentó “motivos personales”.

El 21 de mayo de 2019, Germán Martínez, renunció a la dirección del IMSS en medio de acusaciones en contra del entonces Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y señalamientos sobre la imposición de medidas neoliberales.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la secretaría de Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”, dijo entonces.

El 25 de mayo de aquel año renunció a la Secretaría del Medio Ambiente Josefa González Blanco; antes, evidenció diferencias con la Secretaría de Energía para otorgar las Manifestaciones de Impacto Ambiental de proyectos como la refinería de Dos Bocas.

En junio del año pasado, renunció a su cargo el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén, luego de que el Presidente entregó el control de ese sector al Canciller Marcelo Ebrard, quien selló un acuerdo en la materia con Estados Unidos. El funcionario fue sustituido por Francisco Garduño.

Una de las renuncias más polémicas fue la del Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, registrada en julio de 2019. A su salida, el ex funcionario realizó fuertes críticas contra el Gobierno de López Obrador e incluso denunció la existencia de personajes influyentes con conflictos de interés.

“Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencias, cuidando los diversos efectos que esta puede tener y libre de todo extremismo, sea este de derecha o de izquierda. Sin embargo durante mi gestión las condiciones anteriores no encontraron eco.

“Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés”, señaló Urzúa.

En junio de 2020, Mónica Maccise se vio obligada a renunciar a la titularidad del Conapred, luego de una polémica en redes sociales por invitar a un foro al conductor Chumel Torres, quien ha sido señalado por realizar expresiones discriminatorias.

Ese mismo mes dejó su cargo Mara Gómez, titular de la Comisión Ejecutiva para Atención a Víctimas, tras inconformarse por recortes presupuestales a las institución.

El 23 de junio también se fue la subsecretaria de Integración y Desarrollo del Sistema de Salud, Asa Cristina Laurell, quien reconoció abiertas diferencias con el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, a quien acusó de desaparecer la dependencia que encabezaba.

Apenas siete días después, Candelaria Ochoa, dimitió a su cargo como titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres.

Aunque se habló de diferencias sobre el manejo de los temas de género, ella aseguró que la renuncia fue pedida por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

En lo que va de esta Administración también han dejado su cargo Gaspar Franco, integrante de la Comisión Nacional de Hidrocarburos; Guillermo Zúñiga, de la Comisión Reguladora de Energía y Guillermo Alcocer, presidente de ese organismo.

La renuncia de este último se registró luego de que el propio Presidente y la UIF lanzaron acusaciones sobre presunto conflicto de interés.