Por el delito de abigeato calificado, fue vinculado a proceso un individuo que durante el pasado mes de mayo perpetró una serie de robos de animales, los cuales sustrajo de un predio ubicado en el poblado de Emiliano Zapata, en el municipio de Pabellón de Arteaga.
Se trata de quien fue identificado como Gustavo, alias “El Molito”, quien fue detenido por policías de investigación del Grupo Exterior “Pabellón” en cumplimiento a una orden de aprehensión girada en su contra.
Los hechos por los cuales fue detenido se registraron el pasado 22 de mayo, cuando a las 10:00 de la mañana aproximadamente, Gustavo ingresó a un predio ubicado en el poblado de Emiliano Zapata, en el municipio de Pabellón de Arteaga y tras percatarse que el lugar no contaba con vigilancia, aprovechó para robarse un lechón de 30 días de nacido y con un peso de 6 kilogramos.
Posteriormente, al día siguiente, el 23 de mayo, acudió nuevamente a dicha parcela y sustrajo otro cerdo de las mismas características. Es el caso que en el transcurso del 24 de mayo, entre las 10:00 y las 18:00 horas, “El Molito” retornó al predio y se apoderó de otros dos porcinos.
La acción la trató de repetir el día 25 de mayo, pero esta vez fue sorprendido por el propietario de los animales, por lo que se dio a la fuga. Mientras tanto, la víctima acudió a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado ubicadas en el municipio de Pabellón de Arteaga, donde presentó la denuncia penal correspondiente por el delito de abigeato, ante el agente del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Investigación de Robo de Ganado.
El Juez de Control y Juicio Oral Penal del Tercer Partido Judicial con sede en Pabellón de Arteaga, vinculó a proceso a Gustavo por el delito de abigeato calificado, además de dar un plazo de dos meses para el cierre de la investigación complementaria.
Sin embargo, le decretó la suspensión del proceso y como medidas cautelares le impuso la firma periódica cada 30 días en el Juzgado Oral del Tercer Partido Judicial, la prohibición de salir de Aguascalientes sin autorización judicial y evitar rondar el lugar del apoderamiento de los animales, así como la restricción de acercarse a la víctima y testigos.