Serán 24 años los que tendrá que pasar en prisión el individuo que en varias ocasiones agredió sexualmente a s propia hija, una menor que contaba con 11 años.
Se trata de quien responde al nombre de Alberto, actualmente de 50 años, quien se encuentra recluido en el Cereso para Varones “El Llano”.
El día 21 de febrero del año 2018, el titular del Juzgado Mixto de Primera Instancia del Cuarto Partido Judicial con sede en el municipio de Rincón de Romos, ya lo había sentenciado a 24 años de prisión, por los delitos de atentados al pudor y violación equiparada.
Sin embargo, Alberto presentó un recurso de apelación contra la sentencia y solicitó que el expediente fuera revisado de nuevo.
Finalmente, los magistrados de la Sala Penal del H. Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Aguascalientes, determinaron que existían elementos de prueba suficientes para mantener la condena y se ratificaron los 24 años que tendrá que permanecer recluido.
Los hechos tuvieron verificativo entre el mes de febrero y el mes de mayo del año 2014, en el interior del domicilio que ambos compartían y que se ubica en el municipio de Rincón de Romos.
De acuerdo a los elementos de prueba aportados por el agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, Alberto aprovechaba que se quedaba solo con su hija para hacerle tocamientos.
Sin embargo, el día 1° de mayo por la noche, se metió a la habitación de su hija que se encontraba dormida y tras someterla, consumó actos aberrantes en su contra, vulnerando su integridad física y psicológica.
De esos hechos se dio cuenta otra hija de Alberto, quien no dudó en contarlo a su madre. Cuando la mujer le reclamó, el ahora sentenciado aceptó los hechos y solamente se concretó en decir que “se le había hecho fácil”.
Tras ser presentada la denuncia penal, Alberto fue detenido y puesto a disposición de un juez del municipio de Rincón de Romos, quien lo sentenció a 22 años de prisión por el delito de violación equiparada y a 2 años, por el delito de atentados al pudor.